Los sindicatos CC.OO. y UGT de Euskadi han convocado una manifestación el próximo día 18 de diciembre en Bilbao para denunciar "el sacrificio de elementos fundamentales del Estado social" y han advertido al Gobierno de que, si se rebasan "líneas rojas" como el retraso de la edad obligatoria de jubilación, se enfrentará a "una confrontación durísima" en la que no descartan una nueva huelga general.

El secretario general de CC.OO. Euskadi, Unai Sordo, y el de UGT Euskadi, Dámaso Casado, han presentado, en una rueda de prensa en la capital vizcaína, las movilizaciones que desarrollarán en las próximas semanas frente a la actual situación en la que la reforma laboral, que llevó a plantear la última huelga general, "sigue sobre la mesa" y además "se han añadido" otras medidas que "nos preocupan seriamente".

CC.OO. y UGT han convocado concentraciones en las tres capitales vascas el próximo 15 de diciembre, día en la que la Confederación Europea de Sindicatos ha convocado una jornada de protesta contra las distintas medidas económicas en toda Europa. Las protestas se llevarán a cabo a las doce del mediodía frente al BBVA en Gran Vía 1 en Bilbao, en la plaza de Correos de Vitoria y ante el Banco de España en la calle Garibai 26 en San Sebastián.

En la jornada del sábado 18, realizarán una manifestación en Bilbao, que partirá a las doce del mediodía de la plaza del Sagrado Corazón y denunciará "el proceso de sacrificio de elementos fundamentales del Estado social de este país a estos llamados mercados, que no son más que los poderes financieros, que están pidiendo su parte de la tarta de la privatización de las pensiones mediante un mensaje de que el modelo de pensiones públicas es inviable", ha explicado Sordo. A través de esta marcha, se realizarán, en palabras de Casado, una defensa de "lo público".

Los dos sindicatos trasladarán "en próximas semanas" también a Euskadi la Iniciativa Legislativa Popular que CC.OO. y UGT presentan este jueves en el Congreso para "modificar sustancialmente la reforma laboral".

En su intervención, Sordo ha lamentado que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero está cediendo "de forma nítida" ante "las presiones de los mercados" para tomar "medidas con costes sociales y laborales enormes", entre ellas la retirada de la ayuda de 426 euros a desempleados o "el proceso de privatizaciones" anunciado la pasada semana.

Los dos sindicatos han advertido, en especial, de la reforma del sistema de pensiones ya que, en palabras del responsable de CC.OO., el Ejecutivo español "pretende sacrificar en el altar de los mercados la edad de jubilación ordinaria a los 67 años e incrementarla hasta los 67 años". "Si el Gobierno se quiere suicidar, le pedimos que lo haga por delante sin llevarse por delante el Estado social y un elemento fundamental como es el sistema público de pensiones", ha reclamado.

Líneas rojas

En este sentido, ha asegurado que, si la propuesta de aumentar la edad de jubilación "va en serio", también lo será la respuesta sindical que obtendrá y ha advertido de que esta cuestión es "una línea roja bien gruesa" para los sindicatos.

Además, del incremento de la edad obligatoria de jubilación, los sindicatos consideran también "líneas rojas" el aumento del periodo mínimo para percibir pensión o el del periodo cotizado para recibir la pensión máxima, así como la reducción de las cantidades que se perciben. A su entender, "la clave es mantener un sistema público" que creen "reformable" sin que exista "una reducción de derechos para la gente".

En esta línea, Sordo ha indicado que el Gobierno intentará plantear "las reformas pendientes" como "una cuestión de necesidad sí o sí" para "dar respuesta a la presión de los mercados", lo que a su entender "no es cierto". Por el contrario, ha apuntado que el modelo de pensiones "es viable ahora, en quince o en veinticinco años", aunque precise de "determinados retoques".

Del mismo modo, ha considerado que el Gobierno "se equivoca" si piensa que, a través de la reforma del sistema de pensiones, "va a calmar a los especuladores financieros que están poniendo en jaque el Estado social no sólo en España, sino en otros países de la UE".

"Lo que sí va a hacer es arramblar con un modelo social construido con mucho esfuerzo y poner a disposición de esas grandes fortunas la privatización de un sistema hasta ahora público", ha añadido Sordo, que ha advertido de que los sindicatos no van a "vender esa pieza gratis bajo ningún concepto", sino que el Gobierno se enfrenta a "un proceso de confrontación durísima si pretende seguir por esa línea".

También han recordado que la reforma laboral "sigue vigente, sin crear empleo y conteniendo elementos muy lesivos para la calidad y estabilidad en el empleo" y han advertido del "recorte" en las prestaciones de desempleo que supondrá la retirada de la ayuda de 426 euros afectando, según ha precisado Dámaso Casado, a "más de 500.000 trabajadores".

El dirigente de UGT ha augurado que se "seguirán recortando más derechos para cargarse los derechos de la negociación colectiva" y ha lamentado que las distintas medidas planteadas por el Ejecutivo central suponen "un golpe a las políticas sociales y un regalo a los empresarios", de manera que "nunca hemos visto recortes sociales y de derechos tan importantes como ahora".

En este contexto, ha realizado un llamamiento a la sociedad en su conjunto porque "no podemos estar callados" ante la actual situación. Entre los colectivos a los que se ha dirigido de manera especial, se encuentran los jóvenes, "los más perjudicados" por situaciones como la temporalidad de los contratos, así como los jubilados. Casado ha advertido de que "los que están haciendo esto y están en manos del capitalismo van a tener que tener repercusiones negativas", si bien ha añadido que "si va otro gobierno más de derechas, la repercusión será más negativa".

No descartan la huelga general

Preguntados por la posibilidad de que pueda convocarse una nueva huelga general, ninguno de los dos dirigentes sindicales ha descartado esta medida. De este modo, Casado ha manifestado que UGT no va a renunciar "nunca" a esta medida y, según ha explicado, va a "ver qué pasa" con las movilizaciones convocadas, así como en el seno del Pacto de Toledo y en la tramitación parlamentaria.

El secretario general de UGT ha defendido que el ámbito de las pensiones esté "al margen de todo lo que está habiendo con la crisis", recordando que pese a la actual coyuntura económica este año "seguiremos con superávit" en la Seguridad Social. "Debe hacerse con tranquilidad. Llevarlo ahora es utilizarlo para recortar derechos", ha asegurado.

Del mismo modo, Sordo ha indicado que su sindicato no descarta la huelga general pero tampoco desea "amenazar" con ella, aunque ha insistido en que elevar la edad de jubilación generaría "una confrontación de máximo nivel" en la que no se descarta "ninguna actuación".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.