La Comisión Europea ha propuesto que los productores puedan unirse para negociar los precios de la leche y reforzar así su peso en los contactos con la industria y ante las grandes lecherías, si bien prevé establecer "límites" al tamaño de esas agrupaciones para evitar que pongan en riesgo la libre competencia dentro de la UE y no será aplicable para las explotaciones que formen parte de una cooperativa.

El comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, ha presentado este jueves el primer paquete de medidas legislativas para proteger el sector lácteo tras las conclusiones del grupo de alto nivel creado 'ad hoc' para buscar soluciones a la crisis y frenar la caída de los precios en origen. Con las nuevas normas Bruselas también quiere ayudar al sector a adaptarse a la liberalización del mercado, previsto en 2015 con el fin de las cuotas de producción.

Ciolos ha asegurado que las medidas —centradas en las relaciones contractuales— ponen en práctica las "lecciones aprendidas" en la crisis del año pasado y ha adelantado que "otras recomendaciones" del grupo de expertos se tendrán en cuenta para "frenar la volatilidad de los precios y estimular la innovación", en el marco de las negociaciones de las nuevas normas para proteger los productos de calidad y en el marco de la reforma de la Política Agraria Común (PAC) que afronta la UE para después de 2013.

"Se trata de cambios importantes que permitirán al sector prepararse para el 'aterrizaje suave' cuando expiren las cuotas de producción en 2015", ha añadido.

Además, ha confiado en que los cambios que propone sean respaldados los 27 para que los agricultores tengan a su disposición "lo antes posible" estos instrumentos para adaptarse a los nuevos desafíos.

El sector lácteo afronta mayores problemas que otros, según ha dicho el comisario en rueda de prensa, porque requiere "grandes inversiones" a largo plazo pese a obtener un producto perecedero, por lo que es más vulnerable a las dificultades del mercado. Además, ha subrayado, muchos ganaderos se ubican en zonas donde no es posible otra actividad ganadera, con lo que no sólo cumplen una función alimentaria, sino también de "equilibrio territorial" en la UE.

Una de las principales novedades que recoge el texto es permitir a los ganaderos que negocien contratos de manera colectiva a través de organizaciones de productores, pero esta medida ha despertado dudas por su similitud con la formación de carteles. El comisario propone "límites" para esas uniones con el objetivo de vencer las reticencias de algunos de sus colegas, como el responsable de Competencia, el español Joaquín Almunia, y de varios Estados miembros.

Los techos pensados por Bruselas para la alianza entre productores están en torno al 3,5% de la producción de leche en toda la UE y un 33% de la producción nacional del país de los ganaderos. Además, se incluirían salvaguardas para impedir que por esta ventaja se perjudique a pequeñas y medianas empresas, con ello, las autoridades nacionales de Competencia podrán "limitar una alianza" si consideran que hay riesgo de que "dañe" o tenga "un impacto negativo" en las explotaciones rivales, especialmente las más pequeñas", ha dicho el comisario.

Otra idea para dar más peso a los ganaderos ante la industria es apostar por los contratos escritos para fijar con antelación los detalles (precios, calendario y volúmenes) de las ventas de leche del productor a las grandes lecherías.

La propuesta del comisario Ciolos incluye otras medidas enfocadas a las organizaciones interprofesionales —que considera esenciales para avanzar en campos como la investigación y la calidad de los productos— y a reforzar la transparencia en la cadena alimentaria.

En cualquier caso, Bruselas tiene el objetivo de que estas medidas se extiendan sólo hasta el año 2020, con la posibilidad de revisarlas en 2014 y 2018, porque considera que es un periodo suficiente para que el sector se adapte al fin de las cuotas lácteas y a mejore su funcionamiento de cara a una mayor orientación al mercado.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.