El consejero de Medio Ambiente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Ramón Gavilán, ha señalado que de producirse el corte del agua que llega a la ciudad de los manantiales marroquíes de Trara y Yasinen "no afectaría a Melilla porque cada vez usamos más el agua osmotizada".

En declaraciones a Europa Press, Gavilán ha subrayado que, en caso de materializarse la acción emprendida por el llamado 'Comité de Liberación de Melilla' que dirige el senador marroquí Yahya Yahya, en caso de materializarse, "tendría repercusión únicamente sobre el 1,7 por ciento de agua que se consume en Melilla".

En este sentido, el titular de Medio Ambiente ha destacado que "no tiene ninguna preocupación" porque asegura que ese agua de los manantiales que gestiona el Ayuntamiento de Melilla en las ciudades de Farhana y Beni-Chicar "no la utilizamos apenas" después de que la Ciudad Autónoma optara desde inicios del 2000 por el agua que se logra por ósmosis inversa, con la purificación del agua, y la desaladora construida en la ciudad.

Ramón Gavilán también ha asegurado que el Ayuntamiento ha recuperado las llaves que ha requisado Yahya Yahya durante el "asalto" que organizó el también alcalde de Beni-Enzar y Farhana el pasado domingo, en las que se retiró las llaves a los guardas marroquíes que se encargan de la custodia de los yacimientos y que son asalariados del Ayuntamiento melillense.

Cortar el agua

Los ayuntamientos de Beni-Enzar, Farhana y Beni-Chicar acordaron la pasada semana, por unanimidad, proceder al corte de agua de los pozos situados en Yasinen y Trara y que "se suministran a Melilla para consumo humano". Según han informado en un comunicado de prensa, la decisión se adoptó por "la hostilidad sistemática, injusta y continuada demostrada por la cúpula del Partido Popular español hacia Marruecos y marroquíes a raíz de los acontecimientos de El Aiun".

Estos consistorios, el de Beni-Enzar y Farhana dirigidos por el alcalde Yahya Yahya y el de Beni-Chicar por Mohamed Aurag, acudieron a los pozos marroquíes que gestiona el Ayuntamiento de Melilla y desalojaron a sus guardas, pagados por el municipio melillense, para nombrar a nuevos vigilantes, funcionarios de los ayuntamientos de Beni-Enzar y Farhana y el de Beni-Chicar.

Asimismo, comunican que la fecha concreta del corte de agua de los pozos marroquíes que suministran las fuentes públicas de Melilla será determinada en las próximas jornadas y se hará pública para conocimiento de la ciudadanía.

Marcha sobre melilla

Estos municipios también se han sumado al llamamiento para la realización de una "marcha por la liberación de Melilla" que tendrá lugar este sábado 11 de diciembre a partir de las diez horas marroquí para rechazar, según reza la nota, "la actitud de la extrema derecha contra los intereses sacrosantos de nuestra nación".

A su juicio, "esta conjura contra el pueblo marroquí orquestada por el PP y jaleada profusamente por algunos medios de comunicación españoles desvela el objetivo primario de su autor: el debilitamiento de Marruecos a todos los niveles —sea político o económico—".

"Parece ser que el proyecto nacional de progreso y de democracia que está llevando a cabo —serenamente y a buen ritmo— nuestra nación, asumido por el conjunto de nuestra población, está reavivando viejos rencores atávicos de algunas camarillas políticas españolas cuya ideología, de claro corte ultraconservador y neofascista, da al traste cualquier pretensión de hacer de la región del Mediterráneo una zona de estabilidad, de paz y de prosperidad compartida" indican los ayuntamientos que han aprobado cortar el agua de los pozos marroquíes más próximos a Melilla, agua que desde hace décadas se puede logar en fuentes públicas de la ciudad e incluso en hogares.

Consulta aquí más noticias de Melilla.