El concejal de Iniciativa en Cabanes (Castellón) y candidato autonómico de Compromís, Carles Mulet, ha expresado este jueves su "indignación" ante la construcción de una escultura gigante dedicada al presidente de la Diputación, Carlos Fabra, en la rotonda de acceso al futuro aeropuerto de la provincia.

Según ha explicado en un comunicado, "la obra, encargado a Ripollés, tendrá un coste de 300.000 euros y se construye, en palabras del artista 'como homenaje al origen de la obra y al impulsor de la instalación aeroportuaria, Carlos Fabra, y dará la bienvenida y el adiós a los que lleguen y se vayan en avión de nuestra provincia'".

Mulet ha condenado "este paso en la desvergüenza" del presidente de la Diputación ya que ha apuntado que es "intolerable esta actitud imperialista con la que, cada vez más, gobierna el PP valenciano". "La familia Fabra ya ha visto colocado su nombre en una calle de Castellón, precisamente al padre del actual presidente del consistorio provincial, pero resulta que ahora ya no se conforman con homenajes póstumos", ha criticado.

"Ahora es el mismo Carlos Fabra el que ordena, mediante la empresa Aerocas, de la que es presidente, que le erijan un coloso para que puedan alabar sus glorias", ha lamentado Mulet, quien ha cuestionado el "alto coste" que supone la escultura, "pues cuando pedimos que se invierta en colegios para acabar con los barracones, nos contestan que no hay dinero; cuando denunciamos el estado precario de las cuentas de la sanidad, la culpa es de los usuarios; cuando incumplen en el desarrollo de infraestructuras, se debe a la crisis".

Sin embargo, ha criticado que la Diputación "no tiene problemas en gastarse alegremente 300.000 euros en hacer arcos de triunfo a un político que hace tiempo que resulta una vergüenza para los valencianos, desde que ha puesto a Castellón en el mapa solo por sus variadas y numerosas imputaciones de corrupción".

En su opinión, "la red de caciquismo en las tierras de Castellón ha eliminado también cualquier rastro de pluralidad en los proyectos promovidos por sus dirigentes, ya que no entendemos cómo es posible que todas las esculturas de envergadura sean adjudicadas al mismo artista, por muy reconocido que sea".

"Acabada de estrenar la colosal estatua de la paz, el PP ya ha decidido encargar otra para su colección de Ripollés", ha afirmado Mulet, quien ha añadido que el problema "es que con el dinero de esas esculturas, pagadas por todos, no se promueve el arte castellonense, sino únicamente el de una persona, y parece que en la provincia de Castellón solo puedes ser artista si estás en el club de amigos de Fabra".

Mulet ha exigido la eliminación del proyecto, "pues ya es hora de que se acaba esta situación que recuerda al siglo XIX, y los políticos valencianos deben estar para trabajar por los valencianos, por el arte valenciano, no para autoglorificarse en los círculos artísticos exclusivos con el dinero que tanta falta hace ahora".

"Si Carlos Fabra quiere jugar a los emperadores, es libre de hacerse un coloso, una pirámide, un coliseo o lo que quiera y por el artista que quiera, pero con su dinero y en el jardín de su casa", ha recalcado.

Consulta aquí más noticias de Castellón.