Detalle de una obra del artista madrileño Oscar Seco que se expone en la galería Ferrán Cano en la vigésimo quinta edición de ARCO (EFE)
Detalle de una obra del artista madrileño Oscar Seco que se expone en la galería Ferrán Cano en la vigésimo quinta edición de ARCO (EFE)

"Yo tenía esta obra hecha hace siete y ocho meses, y en ningún momento, como se puede entender, quería ser un contrapunto de las caricaturas de Mahoma. Esta obra tiene más sentido con la película '2001, una Odisea en el espacio', de Kubrick, y la metáfora del poder para poder construir tanto el bien como el mal", explica el artista madrileño de 42 años, que expone su obra en la Galería Ferrán Cano, en el pabellón 9 de ARCO.

Otra de sus obras refleja a Superman huyendo de la Guerra Civil española
El trabajo de Seco está muy ligado a la crítica irónica y humorística y muy pegada a la actualidad, tanto en sus diferentes montajes y maquetas como en sus cuadros, como los de la guerra civil española, donde se ve a Superman huyendo de la contienda y diciendo "España es diferente", en una crítica intencionada al abandono en el que nos sumieron los americanos, explica el autor.

Sorprendido por el revuelo

El artista, que se ha convertido en uno de los protagonistas de esta 25 edición de ARCO, está "sorprendido" del revuelo que se ha montado con su obra.

Yo estoy a favor, como no puede ser de otra manera, de la libertad de expresión, la base del artista, pero también creo que se tiene que ser respetuoso y no hacer daño gratuito

"Yo estoy a favor, como no puede ser de otra manera, de la libertad de expresión, la base del artista, pero también creo que se tiene que ser respetuoso y no hacer daño gratuito", afirma.

Según el artista, el asunto de las caricaturas sobre Mahoma ha sido "manipulado y trabajado con precisión, porque esto es un hecho que se produjo hace cuatro o cinco meses, y ahora lo han reproducido un grupo de personas que han ido calentando el ambiente, que lo han sabido llevar muy bien, y se ha producido este caos".

Jesucristo con un misil, protagonista de ARCO (EFE)

"Yo tengo un inmenso respeto hacia todas las religiones. Y la visión que proyecta mi obra es irónica y metafórica, y no he tenido en ningún momento la intención de ofender al cristianismo. Mi obra es una metáfora de la película de Kubrick y del poder que tienen todas las religiones", concluye.

La "domesticación" del artista

Para Ferrán Cano, el galerista donde expone su obra este artista, "la obra ha organizado tanto revuelo porque hay mucha obra light. El artista ha dimitido de transgredir, existe mucha obra políticamente correcta, y la realidad es que hay mucha autocensura, vía subvención y becas, y como el artista necesita seguir viviendo, se domestica por la vía económica. Es tremendo".

"Hay artistas que son libres y que no se someten a estas reglas de mercado, como es el caso de Óscar. A mí me parecería imposible que hubiera habido una guerra civil y que Dalí, Miro y Picasso no hubieran tocado el tema; claro que lo tocaron y se implicaron, y en los últimos diez años que ha habido tantas matanzas y exterminios, como en Africa, los artistas parecen que han dejado de existir."

"Solo parece que existe el artista que dice qué moderno soy, y Seco parece que transgrede tanto, porque nadie transgrede", asegura este galerista, cuyo stand se ha convertido y se convertirá en uno de los más visitado de ARCO este año.

NOTICIAS RELACIONADAS