Los vecinos de la Comunitat Valenciana que viven cerca de casales falleros ruidosos, racós de hogueras o cualquier otro tipo de local festero que genere molestias podrán descansar más tranquilos a partir del primer trimestre del año que viene. Ese es el plazo que se fijó ayer el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, para aprobar el decreto que regulará su funcionamiento con el objetivo de acabar con las quejas vecinales.

Y es que, en el caso de los casales falleros, según un informe de Gobernación, existen un total 884 en la Comunitat (833 en Valencia, 33 en Castellón y 18 en Alicante). De ellos, 137 han recibido 339 quejas (318 en Valencia, 10 en Castellón y 11 en Alicante) y 16 denuncias judiciales (10 en Valencia y 6 en Alicante).

Así, el decreto establece tres tipologías de locales en función de la actividad que en ellos se desarrolle. Cada falla u hoguera deberá elegir en cuál se enmarca.

Las posibilidades serán las siguientes: Sede festera tradicional tipo A, que englobará a los locales en los que únicamente se realicen tareas administrativas. En los de tipo B se podrán realizar actividades lúdicas y de ocio dirigidas únicamente a los miembros de la comisión (reuniones, comidas de hermandad, actividades infantiles o campeonatos de juegos de mesa, entre otras).

Las de tipo C incluyen las actividades anteriores pero además puede participar gente que no pertenezca a la comisión. Estos estarán sujetos a la Ley de Espectáculos que ahora fija un horario de apertura de 9 a 1 horas y necesitarán una licencia de apertura. En los dos primeros casos el horario lo determinará el Ayuntamiento.

Obligados a insonorizarse

Aquellas fallas o fogueres que se acojan a la tipología C deberán insonorizar su local en cumplimiento de la Ley de Espectáculos. En Valencia, ya son nueve las comisiones falleras que, en previsión de la inminente entrada en vigor de esta norma, se han lanzado a insonorizar su casal, un gasto que puede rondar los 75.000 euros. Y es que más vale prevenir que curar: hasta la fecha, la justicia ya ha ordenado el cierre de cuatro casales en Aldaia, Gandia y Valencia por ruidos, tras las correspondientes denuncias vecinales.

Consulta aquí más noticias de Valencia.