Los ministros de finanzas de la eurozona acuerdan el rescate a Irlanda
El ministro de Finanzas irlandés, Brian Lenihan, sonríe durante la reunión de ministros de Irlanda que se celebra en la sede del Consejo de Europa en Bruselas. EFE

El programa de asistencia financiera a Irlanda ascenderá a los 85.000 millones, que Irlanda deberá devolver en el plazo de tres años, según informan fuentes europeas. El tipo de interés que se aplicará al programa de asistencia financiera a Irlanda variará según las fechas en las que se acceda al dinero y las condiciones de los mercados, anunció el Gobierno de Dublín.

En un comunicado, el Ejecutivo señaló que "si los fondos se extrayesen hoy, el tipo de interés anual combinado seria del 5,8%".

En rueda de prensa, el primer ministro irlandés, Brian Cowen, explicó que el plan de rescate de la Unión Europea (UE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) es "necesario" para que el Gobierno cumpla con sus "obligaciones presupuestarias" para los próximos cuatro años.

Con el plan de ajustes cuatrienal, Irlanda se ha comprometido a ahorrar 15.000 millones de euros y reducir su déficit público hasta el 3% del PIB en 2014 mediante la reducción de 25.000 empleos públicos, subidas de impuestos y un importante recorte en el gasto social, entre otras medidas.

Cowen también recordó este domingo que el país podrá tener acceso a una ayuda económica a intereses más bajos que los que ofrecen los mercados internacionales, a los que calificó de "prohibitivos".

El Gobierno, aseguró, ha considerado "cuidadosamente todas las opciones disponibles" y ha contado con el consejo del gobernador del Banco Central de Irlanda, Patrick Honohan.

De acuerdo con los términos del acuerdo sellado con la UE y el FMI, Cowen celebró que Irlanda pueda mantener en el 12,5% el impuesto sobre sociedades, clave para atraer a la isla inversiones extranjeras y cumplir con las previsiones de crecimiento.

Las aportaciones, por organismos

De esa cantidad, el FMI aportará 22.500 millones de euros y el resto provendrá de la UE, tanto del mecanismo garantizado por el presupuesto de la UE como de la Facilidad temporal europea de estabilidad financiera creada en mayo, y de préstamos bilaterales.

Según el acuerdo alcanzado hoy por los ministros de Finanzas europeos, el mecanismo del presupuesto comunitario proporcionará 22.500 millones de euros; la propia Irlanda aportará 17.665 millones con dinero líquido de tesorería y el contingente de la reserva de pensiones; el Reino Unido financiará 3.844 millones; Suecia, 598 millones; Dinamarca, 293 millones, y el resto provendrá de la Facilidad europea.

50.000 millones de euros irán a las cuentas públicas del Estado irlandés

De la cantidad global, al sector bancario irlandés irán destinados 35.000 millones de euros (10.000 millones de ellos en recapitalización directa y otros 25.000 millones de un fondo de contingencia).

Los otros 50.000 millones de euros irán a las cuentas públicas del Estado irlandés.

Las fuentes consultadas explicaron que los responsables económicos de los Veintisiete, reunidos esta tarde en Bruselas para sellar el rescate de Irlanda, aún no han zanjado el tipo de interés que se aplicará a los préstamos.

El programa de asistencia financiera está apoyado en el plan de rigor plurianual anunciado el miércoles por el Gobierno de Dublín, que prevé un ahorro de 15.000 millones de euros hasta 2014 (el 9% del PIB irlandés), mediante la reducción de 25.000 empleos públicos, subidas de impuestos y un importante recorte en el gasto social, entre otras medidas.

El anuncio, hecho en domingo, busca evitar una nueva semana de turbulenciasEl anuncio del programa multilateral de asistencia financiera a Irlanda en domingo, cuando los mercados permanecen cerrados, pretende calmar a los mercados y evitar una nueva semana de turbulencias en la que la deuda irlandesa, pero también la española y la portuguesa han marcado cifras récord, ante el temor de contagio.

Por otro lado, los ministros de Finanzas de la zona euro acordaron también este domingo que la participación del sector privado en el futuro fondo de rescate permanente para socorrer a países con problemas de financiación se decidirá "caso por caso", según fuentes europeas.