Julian Assange
Julian Assange, fundador de Wikileaks. EFE/ARCHIVO

Ya están en la Red. Los más de 250.000 documentos secretos del departamento de Estado cuya filtración había anunciado Wikileaks para la noche de este domingo ya pueden consultarse en Internet.

La hora oficial para la publicación era las 19.15 h, según reveló The Guardian, uno de los diarios que ya ha colgado en su edición digital parte del contenido, como El País y The New York Times. Por su parte, y después de superar un ciberataque, Wikileaks ha hecho lo propio.

'Espiar' a miembros de la ONU

En los documentos hay informes, opiniones, informaciones sobre actividades de espionaje, conversaciones secretas y muchos datos más, según explica El País. Por ejemplo, se explica cómo diplomáticos y funcionarios de EE UU recibieron instrucciones para 'espiar' a miembros de la ONU o recoger todo tipo de información sobre los líderes palestinos y de Hamás.

En total, se han filtrado 251.287 mensajes que abarcan hasta febrero de 2010; la mayor parte datan de los seis últimos años. Algunos de los temas más candentes son:

- El espionaje. Según publica The New York Times, el personal diplomático dependiente del departamento de Estado recibía desde 2008 órdenes de recopilar información estratégica y en muchos casos personal -tarjetas de crédito, números de teléfono, informes, datos biográficos, correos electrónicos, etc- de altos cargos internacionales, entre ellos, por ejemplo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Las órdenes fueron enviadas a embajadas en Oriente Medio, Europa del Este, Latinoamérica y la misión de EE UU en Naciones Unidas. Y algunas de las informaciones requeridas, como por ejemplo las relativas a traslados y viajes de mandatarios, son susceptibles de ser utilizadas por la Agencia Nacional de Seguridad norteamericana, de ahí su importancia.

Muchos 'cables' pedían datos de las redes telecomunicaciones de las agencias de inteligenciaMuchos de los cables enviados -algunos con la firma de la ex secretaria de Estado Condoleezza Rice y de su sucesora Hillary Clinton- pedían datos de las redes telecomunicaciones de las agencias de inteligencia de ciertos países. Cita The New York Times algunos textos en los que se pide, explícitamente, información sobre diplomáticos de Corea del Norte.

Paraguay, Brasil, Argentina. Ruanda o República Democrática del Congo recibieron algunos de estos mensajes. A los funcionarios destinados en Israel, Jordania y Egipto, por otro lado, les fueron requeridas informaciones sobre las negociaciones en el conflicto de Oriente Próximo, así como de las actividades e intenciones de líderes tanto palestinos como israelíes.

- Líderes mundiales. Los documentos filtrados por Wikileaks ofrecen una visión muy subjetiva del Gobierno de EE UU sobre varios mandatarios internacionales, como Vladimir Putin, Silvio Berlusconi o Kim Jong-il.

Según publica The Guardian, en 2008 la embajada de EE UU en Moscú hablaba en uno de estos mensajes de la relación entre el presidente Dmitry Medvedev y el primer ministro Vladimir Putin, a los que tilda de "Robin y Batman". En cuanto al líder de Corea del Norte, los diplomáticos en el país sugieren que padece "un trauma físico y psicológico".

Al francés Nicolas Sarkozy se le califica de "autoritario" y se señala su tendencia a dejar en evidencia "a su propio equipo" de Gobierno; sobre Silvio Berlusconi, se dice que es poco efectivo y que se aleja de lo que debe ser un líder de la Europa moderna, además de remarcar que le gusta trasnochar -no descansa lo suficiente- y que es "débil".

Los mensajes incluyen, en este sentido, referencias a Hamid Karzai (Afganistán), Ali Abdullah Saleh (Yemen), Robert Mugabe (Zimbawe) o Benjamín Netanyahu (Israel), entre otros.

- Irán y Turquía. Especial atención recibe Irán en los documentos filtrados, según revela El País, sobre todo en relación a sus planes armamentísticos.

Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, entre otros estados "preocupados", habrían insinuado su intención desarrollar planes similares si el Gobierno de Ahmadineyad sigue adelante en la carrera nuclear, aunque según se desprende de los 'cables', apoyan la estrategia de EE UU - que se encarga de tranquilizarlos- para que el asunto no degenere en un conflicto militar armado.

El primer ministro de Turquía Recep Tayyip Erdogan está en constante punto de mira de las autoridades estadounidensesPara Rusia, sin embargo, la amenaza iraní no sería "inminente", aunque también coopera con el Gobierno de Obama "para contener el programa nuclear" de Irán. En cuanto a Turquía, según El País, el primer ministro Recep Tayyip Erdogan está en constante punto de mira de las autoridades estadounidenses y protagoniza muchas de las comunicaciones, que le tildan de "líder reformista con tics autoritarios".

Erdogan despierta suspicacias por su posible radicalismo semioculto y su carácter "ambicioso, terco e hiperactivo". También se alude a su posible implicación en alguna concesión irregular, a pesar de que su bandera es la lucha contra la corrupción.

Asimismo, los funcionarios estadounidenses designados investigan sobre los negocios entre Turquía e Irán "tras el acuerdo para construir un gasoducto entre ambos países" y vigilan muy de cerca los procesos electorales turcos, así como "el intento de asesinato del viceprimer ministro Bülent Arinç" o las tensiones suscitadas entre los militares y el Gobierno.

- China. Según las informaciones reveladas, China autorizó la intrusión en los sistemas informáticos de Google en el país. Al parecer, un "contacto chino" informó a la embajada estadounidense en Pekín en enero de la campaña contra Google.

El ataque formó parte de una campaña coordinada de sabotaje informático por parte de funcionarios del Gobierno chino y expertos en seguridad e internet reclutados por Pekín. The New York Times explica que esos "expertos" no sólo protagonizaron el ataque contra los sistemas informáticos de Google en China sino que lograron adentrarse en ordenadores del Gobierno estadounidense, del Dalai Lama y de otras compañías.

- España. Existen aproximadamente 10.000 documentos (acceder desde gmail) en los que se menciona a España y 3.620 comunicaciones de la embajada estadounidense en Madrid. Del consulado de Barcelona constan 31. La de Madrid fue la séptima embajada de las que constan en los documentos que más cables envió, la mayoría entre 2004 y 2010, según el mapa interactivo que publica El País.

Entre esos dos años, desde España se enviaron 898 cables confidenciales, 103 secretos y 2.619 inclasificados. Sin que haya trascendido información concreta -sólo se ha hecho público un cable- , de momento se avanza que existe un "enorme acceso de la Embajada de EE UU a personalidades destacadas del ámbito político y judicial" español, destacando la "influencia" en ciertos acontecimientos recientes.

Sin embargo, El País, en su edición en inglés, desvela también que las fricciones entre España y EE UU en temas como la retirada de nuestras tropas de Irak o las relaciones con Cuba o Venezuela se ven reflejadas en las comunicaciones. También cuenta que la llegada al poder en 2004 de Rodríguez Zapatero generó una oleada de cables que atribuían su victoria al pobre manejo de la situación tras el 11-M por parte del PP. De José María Aznar hay 53 mensajes.

En términos generales, los diplomáticos estadounidenses "no se muestran especialmente entusiasmados" con sus homólogos españoles, algunos de los cuales son descritos "con términos poco halagadores", con la excepción hecha del rey don Juan Carlos, del que recomiendan a Washington "que se gane la admiración" del monarca.

Ciberataque a la web de Wikileaks

Minutos antes de que se publicaran los cables, un ciberataque ponía a prueba los servidores de Wikileaks. Así lo confirmaba el propio portal a través de su cuenta de Twitter, explicando que estaba siendo víctima de un ataque DDOS (Distributed denial of service/Ataque de denegación de servicio).

Asimismo, revelaba que los periódicos a los que ha filtrado los documentos previamente (Le Monde, Spiegel, Guardian & NYT y El Pais), revelarían la información aunque la web de Wikileaks dejara de estar operativa.

De hecho, el ejemplar impreso de Der Spiegel con la información ya ha comenzado a venderse en Basilea (Suiza) y su contenido está siendo filtrado en Internet; y, por otro lado, el jefe de investigaciones de The Guardian anunciaba en su cuenta de Twitter que su diario no haría esperar demasiado a los lectores. La etiqueta recomendada por Wikileaks para seguir las informaciones en la red social es #cablegate.

"Consecuencias graves"

Mediante un comunicado la Casa Blanca ha condenado "en los términos más duros la divulgación no autorizada de documentos clasificados y de información de seguridad nacional delicada". El Gobierno de EE UU ha calificado la filtración de Wikileaks de "peligrosa y temeraria" y se refiere a los 'cables' como "robados".

La Casa Blanca aseguró que la divulgación de los cables pone en peligro los intereses de EEUU en política exterior, a agentes secretos y "la causa de los derechos humanos, así como las vidas y el trabajo de los individuos" que los defienden. Por su naturaleza, indica, los informes son "información franca y a menudo incompleta", que no representa necesariamente la política de EEUU ni tampoco "forja las decisiones políticas definitivas".

La Casa Blanca dice que lo filtrado puede tener impacto "en los intereses de EEUU en política exterior" y en los de sus "aliados y amigos"Su publicación puede poner en peligro las conversaciones privadas con Gobiernos extranjeros y líderes de la oposición y "cuando la sustancia de conversaciones privadas se publica", considera, "puede tener un profundo impacto no sólo en los intereses de EEUU en política exterior, sino también de nuestros aliados y amigos".

La mayor parte de los documentos datan de los seis últimos años. El 40,5 % están considerados como 'confidenciales', y el 6 % de los cables, unos 15.600, son secretos. Los papeles filtrados a Wikileaks podrían proceder del SIPRNET, un sistema de comunicación que usa el Departamento de Defensa de EEUU.

En los últimos días, el Gobierno estadounidense se ha puesto en contacto con varios países para advertirles de la sensibilidad del material que se iba a difundir. Entre los gobiernos con los que ha contactado se encuentran el Reino Unido, Australia, Israel, Noruega, Dinamarca, Canadá, Rusia e Italia.