El dispositivo especial de vigilancia establecido por la Policía Municipal de Bilbao con motivo de la huelga convocada por el comité de empresa, ha permitido obtener "indicios que podrían vincular de forma directa a algún trabajador de la empresa con los sabotajes producidos hasta la fecha, y de forma reiterada, en los autobuses de Bilbobus", según ha informado el Ayuntamiento bilbaíno.

La Policía Municipal ha suministrado a la Ertzaintza, que tiene la competencia en materia de orden público, varios informes sobre hechos y actos constitutivos de delito sucedidos en el marco del conflicto laboral. A raíz de estas informaciones, la Policía autónoma ha abierto distintas líneas de investigación que dirigen las sospechas hacia varios trabajadores de la propia empresa.

En concreto, la investigación arrancó a raíz de los indicios hallados por la Policía Municipal de Bilbao en los vehículos particulares de varios trabajadores de la empresa. La Policía Local dio parte inmediato de sus sospechas a la Ertzaintza, quien a través de una serie de operaciones ha podido recabar las pruebas que podrían vincular a algún trabajador con la autoría de los sabotajes.

Según ha explicado el Consistorio, las pruebas se basan "en el hallazgo de un conjunto de materiales y herramientas que habrían sido utilizadas supuestamente para generar daños en los vehículos, como el pinchado de ruedas o rotura de puertas y cristales".

La investigación permanece abierta y ambas policías continuarán recabando información con el objetivo de conseguir nuevas identificaciones y evitar que los ataques producidos a autobuses, y constitutivos de un delito contra el orden público, queden "impunes", ha advertido el Ayuntamiento. DISPOSITIVO

El dispositivo especial de vigilancia de la Policía Municipal lleva funcionando desde el inicio de la huelga y tiene como labor encomendada la vigilancia en exclusiva de las diferentes líneas de autobuses urbanos, especialmente en los barrios y recabar información de cualquier incidente o acto que atente contra el orden público.

El Área de Seguridad ha asignado a este dispositivo más de una decena de patrullas de agentes uniformados y de paisano que velan por la seguridad de todos los usuario afectados por la huelga. Este dispositivo cuenta con la colaboración de la Policía autónoma y el refuerzo del resto de unidades y comisarías de la policía local.

Los agentes llevan a cabo controles permanentes de cocheras y cabeceras de las líneas de Bilbobus con unidades de paisano; acompañamiento del inicio de recorridos de las diferentes líneas con vehículos de policía uniformada; acompañamiento de los autobuses con vehículos de agentes uniformados en los recorridos a los barrios, seleccionando las líneas y los tramos de recorrido de manera aleatoria; y puntos de control permanente en los barrios con patrullas uniformadas. La ubicación de la patrulla será diferente cada día.

Por otro lado, aunque no de forma generalizada, este dispositivo contempla la posibilidad que agentes de paisano suban al vehículo para continuar la vigilancia desde el interior en aquellas líneas que sean objeto habitual de los sabotajes.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.