COAG-IR de Castilla-La Mancha considera que la comunicación oficial sobre la reforma de la PAC presentado este jueves por el Comisario Dacian Ciolos es "ambiciosa" en sus objetivos, pero "muy decepcionante" a nivel presupuestario y a la hora de concretar los mecanismos de regulación de mercados y medidas para corregir los desequilibrios de la cadena agroalimentaria.

Además de celebrar que se siga considerando el potencial de producción agraria que tenemos en la UE como uno de los pilares fundamentales de la PAC, la organización agraria también considera novedoso que se reconozca la contribución de los agricultores en la lucha contra el cambio climático y en respuesta a la crisis energética.

Asimismo, COAG-IR respalda expresamente la idea de ligar el apoyo a los agricultores en activo, así como el establecimiento de un "techo" de ayudas por explotación para que las grandes fortunas no sigan aprovechándose de los recursos públicos, pues considera que el sistema de pagos directos debería pivotar sobre la actividad agraria que ejercen los agricultores y agricultoras profesionales y legitimarse básicamente en el empleo que generan las explotaciones.

Por otra parte la organización considera "muy decepcionante" la propuesta a nivel presupuestario, ya que con una UE de 27 países en igualdad de condiciones y unos fondos de la PAC congelados desde 2003 y presupuestados para la Europa de los 15, "difícilmente se podrán alcanzar los objetivos tan ambiciosos que se definen y dar respuesta eficaz a los retos que se plantean".

Regular los mercados

"Nos parece que las medidas planteadas para regular los mercados son algo escasas, puesto que la UE debe cambiar su política de desregulación de los mercados y reinstaurar los mecanismos que eviten la fluctuación de los mercados agrícolas y garanticen unos precios a los agricultores que superen sus costes de producción", ha subrayado el secretario regional COAG-IR, Alfonso Marín, para quien lo importantes es que se garantice la renta para el sector productor.

Según la organización, la única parte positiva dentro del apartado de medidas de mercado es el análisis que se hace sobre funcionamiento de la cadena alimentaria en Europa, en la que se reconoce, sin medidas concretas, el desequilibrio del poder de negociación dentro de la cadena (a favor de la gran distribución) y el injusto reparto del valor.

Por otro lado, COAG-IR también rechaza el enfoque de la Comunicación sobre política comercial que promueve una liberalización aún mayor del comercio internacional. "No podemos continuar con la hipocresía de aceptar importaciones de países terceros, sin ningún control ni exigencia en cuanto a las normas ambientales, sociales, laborales y de calidad y seguridad alimentaria que la Unión Europea impone a sus propios agricultores. Supone traicionar el principio de preferencia comunitaria", ha apostillado Marín.

Consulta aquí más noticias de Toledo.