Izquierda Unida Canaria (IUC) ha lamentado que Coalición Canaria no sólo haya votado en contra de la propuesta de Izquierda Unida de no congelar más de cinco millones de pensiones en 2011, utilizando parte del superávit anual de la Seguridad Social, sino que, además, en la votación sobre los presupuestos generales, celebrada en el Congreso de los Diputados el pasado miércoles, también haya votado en contra de una ayuda anual de 531 euros para el alquiler destinada a "víctimas" de pensiones no contributivas.

IUC ha recordado, en un comunicado, que las pensiones no contributivas son un "seguro de pobreza" porque su cuantía es de sólo 339,70 euros mensuales. Tales pensiones suponen sólo el 46 por cientode la cuantía de las pensiones equivalentes pagadas en los estados de la Unión Europea de los Quince, pese a que tenemos el 93 por ciento de su renta por habitante. El efecto empobrecedor se ve reforzado por la debilidad de nuestras políticas de atención domiciliaria, en comparación con las de nuestros vecinos europeos.

La ayuda de 531 euros anuales, propuesta por Izquierda Unida, fue rechazada en el Congreso de los Diputados con los votos de PSOE, PNV y CC. Obviamente, se trata de una cuantía insuficiente, pero al menos era un paso positivo del que, gracias también a Coalición Canaria, no se podrá beneficiar ninguno de los 42.000 perceptores de pensiones no contributivas en Canarias.

"Paradójicamente", ha añadido IUC, "se da la circunstancia de que CC y PP rechazaron en el Parlamento de Canarias la posibilidad de que la Comunidad Autónoma complemente las pensiones no contributivas, como ha ocurrido en regiones como Andalucía, justificando su rechazo en la pretensión de que es el Ejecutivo central el que debería hacerlo". Obviamente, según la formación política, CC no quiere completar las pensiones no contributivas ni con recursos autonómicos, ni regionales. Ya usarán el Día del Mayor y otras efemérides caza-votos para adular a quienes ellos llaman "nuestros mayores" y obtener así su respaldo para garantizarles el menor nivel de vida posible.