En este sentido, Contreras ha asegurado, en declaraciones a Europa Press, y con motivo de la retirada de dos crucifijos de dos aulas del Colegio Ortega y Gasset de Almendralejo (Badajoz), que aboga por que exista una normativa general que establezca cuál es la solución al problema, ya que, a su juicio, "no se puede estar dando una solución caso a caso".

En todo caso, Contreras ha explicado que los jueces pueden dictar sentencia para los casos concretos, como en el de la retirada de los crucifijos, pero no pueden ordenar que se quiten todos. "Con una norma general, evitaremos que esto se judicialice continuamente", ha puntualizado, al tiempo que ha indicado que, en caso contrario se llegará a "un absurdo" de que en un mismo centro público haya clases sin crucifijo —porque un padre lo ha pedido— y en otras no.

Así, ha señalado que, ante una falta de una norma concreta y expresa sobre esta materia, corresponde a los afectados o a los que entienden que se les viola el derecho de sus hijos a la libertad religiosa, tomar la iniciativa, siendo "la única que pueden tomar, la judicial". Por ello, ha admitido que es "lógico" que vayan a los tribunales y ha apuntado que "no es necesario" un consenso de la comunidad educativa.

Así, Contreras ha precisado que la cuestión de retirar los símbolos religiosos de los colegios "no es un tema de cuál es la mayoría o la minoría" y, finalmente, ha subrayado que un colegio público es "ideológicamente neutral", según estableció el Tribunal Constitucional (TC) en el 1981.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.