Unas 300 escuelas fueron cerradas este miércoles en el condado estadounidense de Broward, en el norte de Miami (EE UU), ante la "amenaza creíble" de que una persona no identificada iba a disparar de manera indiscriminada contra estudiantes y profesores, informó la Policía.

No obstante, la Policía suspendió la orden, que afectó a 230.000 estudiantes, tras desestimar la amenaza. Las autoridades de Pembroke Pines informaron de que la medida fue levantada por la tarde y que las escuelas continuarán con su horario regular, pero no dieron más detalles por el momento.

Las autoridades pidieron a los padres que no acudan a recoger a sus hijos

Previamente, un portavoz policial de la localidad de Pembroke Pines explicó que se decidió el cierre de las escuelas con los estudiantes y profesores dentro como medida de precaución hasta que se investigase la amenaza.

El cierre afectó a 231 escuelas públicas y otros 69 centros concertados que dependen del departamento de Educación del condado de Broward, así como los centros de preescolar.

Centros cerrados

El cierre de las escuelas implicó que ningún estudiante o profesor pudiese entrar o salir, al tiempo que se pidió a los padres que no acudiesen a recoger a sus hijos hasta que se investigase la amenaza.  El cierre de las escuelas implicó que ningún estudiante o profesor pudiese entrar o salir

Una mujer no identificada envió un correo electrónico a una emisora de radio en el que alertó de que su marido le había dicho que iba a disparar de manera indiscriminada contra estudiantes y profesores, según la fuente policial.

Al parecer, la mujer se refirió a que el hecho podía ocurrir en la localidad de Pembroke Pines, pero la Policía decidió que el cierre temporal de las escuelas afectase a todo el condado de Broward.

El mismo portavoz policial dijo que todos los estudiantes están a salvo, que no ha ocurrido ningún incidente y que se investiga hasta qué punto la amenaza de una masacre era real.

El edificio sede del Distrito Escolar, en Fort Lauderdale, también cerró y no se permitió el paso al estacionamiento, al igual que a las bibliotecas de Pembroke Pines que están dentro de zonas escolares