Las cofradías de pescadores de la provincia de Málaga, que en los últimos días han mantenido sus barcos amarrados a puerto por el conflicto surgido por la prohibición de comercializar el pescado en envases con aguanieve, han decidido volver a faenar a partir de la noche de este miércoles tras haber mantenido una reunión con la directora general de Pesca y Acuicultura de la Junta, Margarita Pérez.

Así lo ha anunciado a Europa Press la patrona mayor de la Cofradía de Pescadores de Caleta de Vélez, María del Carmen Navas, quien ha señalado que el encuentro ha servido para constatar que a los pescadores "no les queda otra" que cumplir los requisitos que establece la normativa comunitaria.

Según Navas, en la reunión se ha dejado claro que no existe otra posibilidad que no sea el cumplimiento estricto de lo que marca la ley, por lo que el mantenimiento del amarre de la flota no serviría para flexibilizar las restricciones al sistema de compraventa del género.

Ante este panorama, las cofradías han decidido retomar la actividad, siempre y cuando los patrones y armadores así lo aprueben, "porque no podemos estar parados, dependemos de las capturas y si no salimos a faenar no ganamos dinero", ha subrayado la patrona mayor.

No obstante, ha querido puntualizar que los pescadores "cumplíamos la normativa, porque ésta permite el traslado a puerto y la conservación del pescado en envases con aguanieve hasta su primera venta, y eso es lo que hemos venido haciendo hasta ahora".

"El problema llega en el momento en que los primeros compradores ya no quieren ese pescado en aguanieve", ha insistido Navas, quien ha avanzado que los pescadores deberán asumir ese riesgo y, si llegan a puerto y no pueden vender sus capturas, "habrá que buscar otras lonjas donde podamos hacerlo".

En los mismos términos se ha expresado José Luis Guerrero, miembro del cabildo de la Cofradía de Caleta, quien ha dejado claro que los pescadores tienen que salir a faenar "por desesperación, porque si no pescamos tampoco ganamos nada, así que hay que salir y ya veremos lo que hacemos cuando por la mañana llegue el momento de vender".

Guerrero espera que finalmente el pescado se pueda comercializar en las mismas lonjas malagueñas, aunque al igual que Navas tiene claro "que si no podemos venderlo aquí tendremos que hacerlo en otro sitio, pero lo que no podemos es seguir parados, tenemos que trabajar y ya está".

En la reunión con la Junta, los pescadores han solicitado que se elabore un estudio científico que avale la conservación del pescado en aguanieve, "y al parecer este estudio ya se está haciendo a instancias de los pescadores de Barbate (Cádiz), pero lógicamente su elaboración y tramitación serán largas, y mientras tanto nosotros no podemos estar esperando sin trabajar", ha finalizado Navas.

Consulta aquí más noticias de Málaga.