Un total de 45.220 trabajadores han sido contratados en Castilla-La Mancha en el mes de septiembre durante la campaña de la vendimia 2010, unos 5.500 más que en la campaña del año anterior —en la que se registraron 39.777 trabajadores contratados—, según los datos aportados por el Servicio Público de Empleo de Castilla-La Mancha (SEPECAM).

Así lo ha anunciado el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, durante la presentación en rueda de prensa de los datos de la Inspección correspondientes a la vendimia de este año.

Díaz-Cano ha informado de que el número de altas en la Seguridad Social registradas en el Régimen Especial de Agricultores (REAS), ha sido de 59.939, una "cifra récord", puesto que supone un incremento de más de 2.200 respecto al año 2009, cuando fueron 57.677 las altas de trabajadores en este régimen.

Otro dato importante es la bajada que se ha producido en la prestación por desempleo, que ha sido de 11.057 trabajadores en agosto y de 24.767 en septiembre, unas cifras que tienen relación con la vendimia, ya que muchos trabajadores se dan de baja para poder trabajar en esta campaña. En el año 2009, en cambio, fueron 8.774 las bajas en agosto y 16.414 en septiembre.

Asimismo, este año han sido 27.027 los trabajadores extranjeros dados de alta en el REAS, menos que en la campaña del año pasado, cuando fueron 29.449. Ello, ha explicado Díaz-Cano, está relacionado con la actual crisis económica, que ha provocado un "desplazamiento" de los extranjeros en favor de los trabajadores españoles.

Estos datos, ha añadido Díaz-Cano, han hecho que las estimaciones sobre la proporción de trabajadores nacionales y extranjeros contratados sea de alrededor del 60 por ciento de extranjeros, por un 40 de nacionales, mientras que en la campaña de 2009 ese colectivo representó un 75 por ciento, frente a un 25 de trabajadores nacionales.

Normalización de la situación

El delegado del Gobierno de Castilla-La Mancha ha indicado que en la campaña de la vendimia de este año se ha "normalizado la situación" en la contratación de trabajadores y en las altas de la Seguridad Social.

Díaz-Cano ha asegurado que, aunque sigue existiendo "presencia" de grupos de trabajadores contratados ilegalmente, ha sido menor que en otros años, debido a que "los empleadores conocen mejor qué cosas pueden hacer y qué cosas no pueden hacer desde el punto de vista legal a la hora de contratar".

No obstante, ha apuntado que "lo que sí que hay que mejorar" son las condiciones del alojamiento prestado por los empresarios a los trabajadores de la vendimia. Este ámbito, ha dicho, "no solamente afecta a los empleadores, sino que también hay que cambiar las mentalidades en los empleados", quienes "prefieren" vivir en mejores condiciones.

Por ello, el delegado del Gobierno ha asegurado que se va a seguir trabajando en la dirección actual, que según a los datos aportados en 2010 ofrece "un balance satisfactorio".

Inspección en dos fases

Por su parte, la jefa de Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Toledo, Noelia Cano, ha explicado que los datos de inspección son provisionales, porque se siguen realizando tras la campaña. La inspección se ha llevado a cabo en dos fases.

Una primera fase, que comenzó en primavera, denominada de 'inspecciones exclusivas', en la que se les preguntó a los viticultores por el número de trabajadores que tenían pensado contratar en la campaña de este año.

De otro lado, una segunda fase 'inclusiva' ha consistido en las inspecciones sobre el terreno, en las que se han visitado a las explotaciones agrarias para comprobar que las personas que están prestando los servicios se encuentran en una situación regular.

Como datos relevantes, en este año, entre los meses de septiembre y octubre, en Castilla-La Mancha se han organizado 45 salidas de inspección de 20 equipos de funcionarios, compuestos a su vez por dos funcionarios pertenecientes al Cuerpo de Seguridad de Trabajo y Seguridad Social. INFRACCIONES

Estos equipos han visitado en el mes de octubre a 328 empresas e inspeccionado a 3.858 trabajadores. En estas inspecciones se han registrado 83 infracciones, lo que supone un 2,15 por ciento del total de trabajadores, frente al 33 por ciento que se detectó en el año 2007 en el mes de mayo, cuando empezaron las inspecciones 'inclusivas'.

La tipología de la infracción, ha indicado Noelia Cano, ha variado en 2010. Así, ha dicho que hace unos años se detectaban casos de inmigrantes en situación irregular y de personas que compatibilizaban la vendimia con otro trabajo, mientras que este año la "infracción estrella" ha sido la falta de alta ordinaria en la Seguridad Social.

Por este motivo, la jefa de Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Toledo ha señalado que el trabajo realizado en los últimos años en materia de inspección "ha dado sus frutos".

Por otro lado, Cano ha destacado que las "situaciones de tensión" que se han producido otros años en el momento de la inspección, en la campaña de 2010 se han llevado a cabo "con total normalidad, y sin problemas más allá del nerviosismo propio de la inspección, que ocurre en todos los ámbitos" de trabajo.

Finalmente, la responsable de Inspección de Trabajo en Toledo ha agradecido la labor de las organizaciones agrarias y a los empresarios porque "se han puesto las pilas, y están dando el callo para poner a sus trabajadores en regla".

Campaña de la aceituna

Preguntado por la posible extrapolación de estos datos a la campaña de la aceituna, que comienza a mediados de noviembre, el delegado del Gobierno en la región ha explicado tiene "las mismas características" que la vendimia.

Así, ha afirmado que la experiencia que se tiene de años anteriores es "prácticamente similar a la de la vendimia" ya que también se ha "normalizado la situación" en materia de contratación.

Mafias de contratación ilegal

Asimismo, y a preguntas de los medios sobre la existencia de mafias dedicadas a la contratación ilegal de trabajadores, Díaz-Cano ha resaltado que "no se han visto" durante la campaña de 2010 debido a la "concienciación" de los empleadores, que ya no acceden a las "facilidades" ofrecidas por esas mafias de contratación ilegal.

Estas "facilidades", ha explicado Díaz-Cano, se concretaban en asegurar al empresario el alta en la Seguridad Social y el pago del trabajador, que no se producía.

Asimismo, ha señalado que el 'modus operandi' de estos grupos "es siempre el mismo": traer al trabajador desde su país y cobrarle ese desplazamiento, además del alojamiento "en unas condiciones pésimas" durante la campaña y un porcentaje del salario. "Una explotación desde que salen del país hasta que finaliza la campaña", ha añadido Díaz-Cano.

El delegado del Gobierno ha indicado que aunque no se hayan detectado estos casos durante este año, no significa que no se tenga "la guardia alta" para prevenirlos.

Consulta aquí más noticias de Toledo.