Altadis recula y baja entre 50 y 60 céntimos sus principales marcas

El abaratamiento aplicado por Philip Morris obliga a la tabacalera hispanofrancesa a dejar los paquetes de Fortuna, Nobel y Ducados negro a niveles más bajos que en abril de 2005.
.
.
Sergio Gonzalez
El sector del tabaco en España se desliza desde hace una semana por una montaña rusa en la que los precios provocan vértigo a las compañías, a los fumadores y a los estanqueros que no saben a qué precio deben cobrar la cajetilla cada día.

Altadis, la tabacalera hispanofrancesa que la semana pasada subió sus precios para ajustarse al incremento de impuestos indirectos aplicado por el Gobierno, ha decidido volver a bajarlos.

Grandes rebajas

De nuevo, la lógica que imperó durante años en la mente de millones de fumadores españoles vuelve al mercado. El axioma que reza que un Fortuna siempre será más barato que un Marlboro es otra vez dogma de fe, ya que Altadis rebajó el precio de su principal marca de rubio de 2,50 a 1,85 euros. Asimismo, Nobel queda al mismo precio y protagoniza junto con Fortuna una rebaja de 65 euros.

Pero no son las únicas, porque Ducados negro, cuesta desde ayer 50 céntimos menos, unos 2 euros. Su versión rubia, sin embargo, conserva el mismo precio de la semana pasada, 1,75 euros.

Estos cambios dejan a tres de las principales marcas de Altadis más baratas que en abril de 2005, mes en el que Fortuna y Nobel costaban 2,20 euros y Ducados negro 2,10.

Desde la compañía, ayer se destacaba que este abaratamiento responde a la necesidad de mantener la competitividad de la compañía tras «el reposicionamiento de precios de otras marcas», en referencia a las rebajas aplicadas por su competidora estadounidense Philip Morris. Ahora es cuestión de sentarse a esperar la siguiente rebaja en la guerra de precios.

Los estanqueros piden estabilidad

El presidente de la Unión de Asociaciones de Estanqueros de España, Manuel Fernández, pidió ayer al Gobierno estabilidad en el precio del tabaco y recordó que la situación ha provocado que los estanqueros tengan que vender por debajo del precio de compra, algo que, a su juicio, «es ilícito». En una suerte de huelga encubierta de protesta, el 25% de los estancos catalanes cerraron ayer. Por otra parte, la prensa portuguesa recogía el temor de la Policía a que la rebaja de Philip Morris en España genere un aumento del contrabando hacia el país vecino.

Un mes de fumador. Relato de un proscrito

Los lunes al sol, y los martes... por cinco minutos que  dura un cigarrillo a las puertas de esta empresa. Empiezo a entender a las palomas, seres odiados en esta civilización –unidas todas en un espacio, arremolinadas–, la misma civilización que las invitó a establecer el vicio de ensuciarlo todo, como nosotros con las colillas. Desde que empezó la ley antitabaco no fumo menos. Digamos que antes me acompañaba mi mono y ahora cargo con él. Si acaso, me he convertido en un fumador selectivo: en las horas libres revivo los excesos de la revolución industrial. Un funanbulista entre estanco y estanco: «Extra, extra ¡Sube el Fortuna! ¡El Marlboro ya no es de señoritos!». Y los estancos en guerra con las multinacionales. Y yo en guerra también con la gripe por mis lunes... al temporal de frío.   Llámenme esclavo; pero antes fumaba en los resturantes y ahora me echan en cara hasta que huelo a humo. Y al final, cuando subrayo mis papeles al raso, mientras observo a la gente que mira, entiendo que ya no llevo el mono a cuestas, sino que en este zoo que improvisamos cada día, sea sol o tormenta, me he convertido en él. Javier Rada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento