La Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales de la Región de Murcia ha declarado Bien de Interés Cultural (BIC) el yacimiento arqueológico de la Loma de Soler de Puerto Lumbreras, de la época calcolítica.

En concreto, según fuentes del Consistorio, se corresponde con un yacimiento de carácter funerario datado en época calcolítica (III milenio antes de nuestra era), con un posible origen en el Neolítico Reciente como parecen denotar algunas de las evidencias arqueológicas documentadas en superficie.

La finalidad de la catalogación de La Loma de Soler es proteger y conservar el patrimonio arqueológico de la localidad. Y es que, en opinión del concejal de Turismo y Medio Ambiente, Ginés David Piñero, este tipo de yacimientos "ayudan a transmitir la historia de la localidad en diversas épocas".

Con éste, "son ya una decena los yacimientos declarados Bienes de Interés Cultural en la localidad durante los últimos meses".

En base al carácter y densidad de los restos arqueológicos documentados en la Loma de Soler, se establece un área nuclear en el que se distinguen tres estructuras arquitectónicas de mampostería de planta circular, identificados como monumentos megalíticos funerarios tipo Ründgraver. Dichos restos son similares a los encontrados en el yacimiento de la Cañada de Alba, que se ubica aproximadamente a un kilómetro de la Loma de Soler.

En cuanto al material arqueológico documentado en el yacimiento, se observan abundantes fragmentos de paredes hechas a mano, de cocción oxidante-reductora, con pastas de tonalidades amarronadas, desgrasantes micáceos y calizos, de tamaño medio, tratadas en ambas caras con la técnica del alisado. Además, se han encontrado restos de industria lítica, entre los que destaca un raspador sobre sílex de color gris.

Asimismo, y tras la catalogación de la Loma de Soler, la Dirección General de Bienes Culturales, en colaboración con el Consistorio, continúa trabajado en otros expedientes para proteger diversos yacimientos arqueológicos prehistóricos en la localidad.

Entre ellos se encuentran los de la Cueva del Rayo y el de Llano del Maraño, el primero un abrigo cárstico ocupado en época prehistórica desde el paleolítico superior al neolítico (entre 9.000 y 4.000 años antes de nuestra era); y el segundo un poblado argárico de hace 4.000 años cuyos habitantes se dedicaban a la agricultura y la ganadería.

Otros yacimientos recientemente protegidos son los de Peña Blanca, Aljibe de Esparragal y Aljibe de Poveda, estos dos últimos de época medieval islámica y de época romana, respectivamente.

Consulta aquí más noticias de Murcia.