El Comité de Empresas de las escuelas infantiles de Las Palmas de Gran Canaria se han manifestado este martes a las puertas del Ayuntamiento capitalino para reiterar el "incumplimiento" del Consistorio en el funcionamiento de los centros y con su personal laboral.

La presidenta del Comité, Dolores Pérez, explicó a los medios que tras abrirle expediente disciplinario a todos los miembros del Comité de Empresas (nueve personas) el 5 de octubre, posteriormente la empresa que gestiona las escuelas infantiles, Servicios Ralon S.L., los despidió.

Agregó que lo que han hecho "es cortar la cabeza al colectivo de escuelas infantiles". En las escuelas infantiles se atienden a niños de entre 4 y 35 meses.

Pérez informó de que el despedido ha sido la consecuencia de las quejas que ellos han vertido ante el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, titular del servicio de centros infantiles, por las "deficiencias" que había en las escuelas y que eran "de primera necesidad básica".

Añadió que la responsabilidad de la situación "es total y absoluta" del Ayuntamiento, al que ha acusado de no realizar las inspecciones pertinentes en los centros, lo que aseguró se le solicitó el 4 de octubre, día en el que se le informó de las "deficiencias" y se les pidió que se personaran en la zona pero "hasta la fecha" no han tenido respuesta alguna.

"El propio Ayuntamiento, la concejal de Educación y el alcalde como responsable, están incumpliendo con sus propias obligaciones con respecto al pliego. En el pliego se incumple todo lo que se refiere a tema de personal, se incumple con respecto al tema de sustituciones, las cuales deben ser puestas como máximo al quinto día de haberse presentado las bajas", apuntilló Pérez.

Así, en relación a la situación en la que se encuentran los miembros del Comité de Empresa despedidos, dijo que continuarán trabajando para "dar paso a la contestación del despido" y "legalmente", según se han asesorado, el "comité hasta que no salga sentencia, pues debe seguir como tal".

Respecto a las personas que han despedido realizaban diferentes funciones, tales como apoyo en aulas, atención a niños enfermos, cocineras, educadoras y auxiliares de limpieza, entre otras.

La situación de las escuelas infantiles en Las Palmas de Gran Canaria afecta en la actualidad a 11 centros y a unos 1.300 niños. Pérez señaló que a ello hay que unir que ha habido más despidos de docentes en los nuevos centros, justificados los mismos por no pasar el periodo de prueba.

Reuniones y reuniones

La presidenta del Comité explicó que han tenido varias reuniones con la empresa que gestiona los centros hasta la que se solicitó a finales de octubre y de la que obtuvieron como respuesta los despidos del Comité de Empresas.

Pérez indicó que el 2 de septiembre se presentó el acta de constitución del Comité porque no se reconocía en principio y, un día más tarde, se mantuvo un encuentro con el abogado de la empresa, quien les expuso la contestación que se le podía dar al personal despedido de los centros hasta ese momento y que se elevaba a 23.

Al respecto, afirma que hubo "algunas que podían ser viables y otras no", por lo que decidieron mantener otro encuentro a mediados del mes de septiembre para solicitar copia del proyecto de gestión que la empresa tiene para todas las escuelas infantiles, propuesta concreta para cada persona despedida y entrega al Comité de todos los contratos, así como de los que se habían hecho nuevos y dónde habían sido colocadas las personas que ya habían admitido.

Posteriormente, hubo otra reunión donde se valoró con la empresa los aspectos positivos y que habían mejorado, igual que los que se consideraban que se mantenían y habían empeorado, tales como "las relaciones con los trabajadores y el no respeto de los derechos sindicales y laborales".

Tras este encuentro, cuando el Comité intentó volver a reunirse, la respuesta de la empresa fue la "del despido a todo el Comité de apoyo".

Pérez reconoció que los padres "están bastante preocupados" aunque aseguró que "llevan ya tiempo por otras cosas —cuotas, necesidades de los niños—".

"Quien da el valor y el respeto a una empresa, aparte de la gestión de la empresa, son sus propios trabajadores que son los que día a día reciben a la familia, a los niños y los despiden cuando se va", apuntilló.

De todos modos, Pérez sí reconoció que ha habido algunas "deficiencias que ya se han ido solventando" pero hizo hincapié en que la gestión de las escuelas infantiles "tiene que madurarse más, tiene que afianzarla más".

Agregó que en la actualidad ya se cuenta en las escuelas infantiles con agua "suficiente para los niños y el personal, con papel de uso de tirar, mejora en cuanto a lo que se surtía para la comida de los niños".

La comida de catering

Respecto a las cocineras despedidas, Pérez explicó que la justificación que han hecho es que consideran que "cobran mucho dinero, mucho dinero es un sueldo de 1.300 euros y 30 años de antigüedad", por lo que la comida de los niños corre a cargo ahora de un catering.

En este sentido, indicó que sobre el catering no tienen "ninguna dificultad" porque "ha respondido a cualquier cuestión que el colectivo ha planteado". Además, puntualizó que si en este sentido "hubiera algún desfase no sería del catering" sino de la empresa que "contrata un servicio con un coste determinado".

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.