Los 'cazatormentas' en España: ¿locura o pasión por los fenómenos meteorológicos?

  • Un grupo de aficionados recopila imágenes impactantes de estos fenómenos meteorológicos en una página web.
  • Acaban de formarse como asociación, la primera en el país de este tipo.
  • Muchos "malviven" vendiendo sus imágenes a medios de comunicación.

      Hay muchas maneras de afrontar una tormenta. Hay quien se asusta y decide encerrarse en la habitación más profunda de su casa. Otros, van en busca de ella cargados con cámaras de vídeo y de fotos para no perderse ni un detalle de este fenómeno meteorológico. Estos últimos son los llamados 'cazatormentas', una profesión que empieza a darse a conocer en España y que está más que consolidada en países como Estados Unidos (conocidos allí como 'stormchasers').

      Su afición por la meteorología les ha llevado a compartir fotografías, vídeos e informaciones en una web, cazatormentas.net, creada hace casi ocho años por tres apasionados de la meteorología y que reúne en la actualidad a numerosos aficionados de todo el territorio español. "Habría que remontarse mucho atrás en el tiempo", cuenta a20minutos.es Pedro Fernández, uno de los creadores de la web. "Todo empezó como un grupo de personas a los que nos gustaba la caza de tormentas, observar estos fenómenos atmosféricos". El objetivo de la página es, sobre todo, "divulgar al mundo de lo que es capaz la meteorología en España".

      Además de darlo a conocer en su web, muchos como Pedro colaboran con la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) a través de la aportación de datos de sus estaciones meteorológicas. "La información que damos es de primera mano".

      Recientemente, se han constituido como asociación, la única en España que integra a todos los aficionados por la meteorología. Acamet (Asociación de Cazatormentas y Aficionados a la Meteorología) se fundó con el objetivo de "tener una vía oficial de expresión de todos los que formamos esta asociación y conseguir así convenios de colaboración con AEMET, para en un futuro acceder a productos más especializados", asegura Pedro, que también es uno de los miembros fundadores de la asociación.

      Una profesión sin ánimo de lucro

      ¿Cómo se 'caza' una tormenta? "Cada uno sigue desde su casa las imágenes de los satélites y radares meteorólogicos, y lo vamos divulgando", explica Pedro. "El foro de debate de la web es un punto de encuentro en donde compartimos los datos. En caso de que se forme una tormenta cerca de alguno de nosotros, a través del foro nos ponemos de acuerdo para ir a fotografiarlo".

      Pese a lo peligroso de la actividad, queda un largo camino por recorrer en el reconocimiento de este grupo por parte de las instituciones científicas. "En EE UU, las agencias estatales tienen más en cuenta a los aficionados, que son los que realmente se enfrentan a las tormentas", dice Pedro.

      Además de los riesgos que este trabajo conlleva, se encuentra la dificultad de que lo hacen totalmente gratis. Ninguno de los creadores de la web puede llegar a decir que viven de los beneficios que esta afición pueda generar. "Todo lo he aprendido de manera autodidacta", dice Pedro, quien colabora para Radio Salobreña como 'hombre del tiempo'. "Es mi vocación", cuenta, "y aspiro a trabajar algún día en alguna cadena de televisión y poder vivir de ello".

      Por ahora, todo lo que consiguen no superan las "colaboraciones puntuales", vendiendo su material fotográfico o sus grabaciones a medios de comunicación. "Se puede malvivir de esto", sentencia Pedro. De ahí que Acamet se proponga, entre otras metas, conseguir convenios de colaboración con AEMET para poder comprar estaciones meteorológicas. "Se trata de proteger un poco nuestra comunidad y darnos a conocer de una forma más profesional".

      El 'kit' básico de un cazatormentas

      Los instrumentos de los cazatormentas dependen también de la capacidad económica de cada uno de ellos. "Yo tengo montada en mi casa una estación meteorológica en la que recopilo datos que se pueden consultar en internet", dice Pedro Fernández.

      El 'kit' básico de un cazatormentas se compone de un equipo fotográfico (cámara réflex digital) "para poder sacar buenas instantáneas de los rayos". Hay quien utiliza también cámaras de vídeo para grabar aquellos "fenómenos violentos".

      La peor experiencia

      Llevar casi una década cazando tormentas da para contar experiencias más que espeluznantes y sobrecogedoras. La peor vivida por el equipo de Cazatormentas.net tuvo lugar el 15 de julio de 2007. "No se me olvidará", recuerda Pedro. "Subimos al Mulhacén (Sierra Nevada, Granada) y nos pilló la tormenta en la cumbre. Casi no salimos vivos de allí", relata. "La nube se estaba electrificando, y al tocarnos entre nosostros nos dábamos descargas eléctricas, las chispas saltaban de la tierra a los pies".

      Pese a las adversidades, los cazatormentas siguen trabajando en la caza de la siguiente. "Se nos sigue viendo más como aventureros o locos que como un grupo de aficionados que comparte un interés científico", denuncia.

      Su expansión en redes sociales

      Ahora han decidido expandir las vías de comunicación y divulgación más allá de su web, a las redes sociales. Su perfil en Facebook roza los 700 seguidores mientras que en Twitter los siguen alrededor de 200, y la cifra va en aumento. "Trabajamos muchísimo, todo esto no nos llegó de sorpresa", dice Pedro, quien dedica el día completo a trabajar en la web. Y concluye: "Nuestro trabajo está enfocado a conseguir estos logros".

      Mostrar comentarios

      Códigos Descuento