Inundaciones y sequías impulsaron los desastres en 2005
Reuters Reuters

Sin embargo, la cifra de fallecidos cayó hasta 91.963, desde los 244.577 en 2004, cuando el número creció drásticamente por el tsunami asiático, según el informe de la Estrategia Internacional de Naciones Unidas para la Reducción de Desastres (ISDR, por sus siglas en inglés) y el centro Lovaina de Bélgica.

Más del 80 por ciento de los fallecidos en 2005 murió en el mismo desastre - el devastador terremoto que en octubre asoló el norte de Pakistán y Cachemira -, mientras el tsunami fue el causante del 90 por ciento de los fallecidos el año anterior.

Sin el terremoto y el tsunami, el número de muertos en los dos años estuvo por debajo de los 20.000, lo que confirma una tendencia de desastres más frecuentes pero menos letales.

'Esa es la buena noticia', dijo el profesor Debarati Guha Sapir, del Centro Lovaina para la Investigación sobre la Epidemiología de Desastres (CRED, en inglés).

La mala noticia fue la creciente urbanización, que hace que la población de los países en vías de desarrollo se agolpe en zonas peligrosas desde el punto de vista medioambiental, lo que significa que el riesgo de desastres está creciendo, dijo el director del ISDR, Salvano Briceno.

'Estas cifras reafirman las tendencias que hemos observado en la última década', dijo. 'Menos gente está muriendo por desastres, pero hay muchas más implicaciones negativas a largo plazo por el desarrollo humano', dijo.

'Países y comunidades han de entender sus riesgos, invertir en recursos y dar prioridad a sus políticas para reducir su vulnerabilidad a los desastres naturales', dijo.

En 2005, hubo 360 desastres naturales, que fueron desde el huracán Katrina, que mató a 1.322 personas en Nueva Orleans, a una epidemia de sarampión en Nigeria en la que murieron más de 500 personas.

Las inundaciones y sequías supusieron 237 del total de fallecidos.

Los desastres afectaron a las vidas de 157,5 millones de personas - lo que significó que murieron, resultaron heridos, necesitaron de ayuda inmediata o fueron evacuados - una cifra superior a los 150,4 millones del año anterior.

'El incremento (en los desastres) se debe principalmente al aumento del número de inundaciones y sequías que afecta a las grandes masas de población', dijo Guha Sapir.

Sin embargo, las sequías y las inundaciones tienden a ser menos mortales que terremotos y tormentas.

Los desastres costaron 159.000 millones de dólares (unos 130.100 millones de euros) en 2005, un 71 por ciento más que en 2004, casi enteramente debido al huracán Katrina, que costó 125.000 millones de dólares.

/Por Richard Waddington/