Agentes de la Guardia Civil de Ciudad Real, en el marco de la denominada Operación 'TASYA', han desarticulado un importante grupo organizado dedicado al tráfico de drogas que operaba en toda la provincia, aunque estaba radicado en Campo de Criptana. Se ha detenido a 18 personas y se han aprehendido 1.300 gramos de cocaína, sustancia para adulterar la droga y efectos para prepararla para su posterior distribución.

Las investigaciones, que se han prolongado durante seis meses, se iniciaron después de que los agentes detectaran la existencia de varios puntos de venta de droga en Campo de Criptana, dentro de las actuaciones del Plan Operativo de respuesta Policial al trafico minorista y consumo de drogas en locales de ocio y diversión puesto en marcha por el Ministerio del Interior, según ha informado la Subdelegación del Gobierno en la provincia en nota de prensa.

Tras las primeras indagaciones, se pudo determinar que los puntos de venta de drogas actuaban bajo un mismo patrón y se surtían de la sustancia estupefaciente en un conocido pub de la localidad. La persona que regentaba el local, con la ayuda de otros colaboradores, se desplazaba hasta Leganés (Madrid), donde contactaban con varias personas para adquirir la sustancia estupefaciente para, una vez en Campo de Criptana, adulterarla y distribuirla entre los diversos puntos de venta. Es de reseñar que los investigados de Madrid no sólo vendían la sustancia estupefaciente en Campo de Criptana, sino también en Albacete.

La red delictiva desarticulada se encontraba perfectamente estructurada. Es decir, cada uno de los investigados desarrollaba su misión con total especialización y tomaba extremas medidas de seguridad, tanto en sus desplazamientos como a la hora de vender la droga. Así, viajaban a Madrid en vehículos propios, regresando unas veces en tren y otras en autobús para evitar ser sorprendidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en sus actividades delictivas.

Una vez obtenidas pruebas suficientes que vinculaban a los investigados con el tráfico de drogas, se estableció, el pasado 14 de octubre de 2010, un amplio dispositivo de control, tanto de las vías de comunicación como en la estación de autobuses y de trenes, que dieron como resultado la aprehensión de 200 gramos de cocaína y la detención de la persona que la transportaba oculta bajo la ropa a su llegada a Campo de Criptana procedente de Albacete. La persona detenida se había desplazado en tren hasta la localidad de Alcázar de San Juan, para, posteriormente, utilizar los servicios públicos de taxi para ir hasta Campo de Criptana donde fue detenida.

Al día siguiente y motivada por la aprehensión anterior, la red delictiva investigada encargó una nueva partida de cocaína al verse necesitada de la sustancia estupefaciente para su distribución entre sus compradores de Campo de Criptana. La Guardia Civil estableció un nuevo operativo, que dio como resultado la incautación de 1.000 gramos de cocaína a su llegada, de igual forma, a dicha localidad. En esta ocasión, la droga era transportada en un vehículo de gran cilindrada preparado con dobles fondos para ocultar en su interior la cocaína. Hay que señalar que, en todo momento, dicho turismo contaba con la seguridad que le proporcionaban otros miembros de la red que, circulando delante de él, le informaban sobre la presencia de posibles controles policiales.

A raíz de dicha detención, se produjeron otras 16 en cadena en las localidades de Campo de Criptana y Madrid, además de 10 entradas y registros en domicilios de los integrantes de esta red, en los que se intervinieron otros 100 gramos de cocaína, al igual que sustancia para su adulteración y herramientas para la preparación en dosis de la droga. Además, se han desarticulado un total de 12 puntos de ventas en Campo de Criptana, uno en Albacete y dos en Madrid en las localidades de Arroyomolinos y Leganés.

Es de reseñar que, a pesar de no tener actividad laboral legal alguna, los investigados mostraban un elevado nivel de vida, circulando con vehículos de gran cilindrada y residiendo en viviendas propias, haciendo con ello alarde de un elevado nivel adquisitivo e influenciando de forma desfavorable a los jóvenes de la localidad de Campo de Criptana, que eran introducidos en el ámbito delincuencial del tráfico de drogas, en un primer momento como consumidores y, posteriormente, como vendedores.

DETENIDOS

Los detenidos, un total de 18, han sido identificados como A.S.P., 29 años; M.L.S.P., 37 años; M.A.O.A., 25 años; R.F., 32 años; M.A.M., 42 años; V.E.R., 63 años; S.A.V., 27 años; J.S.P., 31 años; J.S.H., 19 años; J.R.M.G.P., 30 años de edad; J.I.C.S., de 29 años; S.C.S., de 25 años de edad; M.A.E.J., de 21 años; y J.C.S., de 28 años de edad, todos ellos vecinos de Campo de Criptana.

Así como F.M.S., 27 años, vecino de Albacete; F.U.C., de 46 años de edad y vecino de Arroyomolinos (Madrid); D.V.G., 42 años; y J.V.G., de 48 años de edad y vecinos de Leganés (Madrid).

Entre los material intervenidos se encuentran 1.300 gramos de cocaína pura con la cual se hubieran obtenidos mas de 3.900 dosis de droga, básculas de precisión, prensas, moldes y sustancia para adulteración de la cocaína, material electrónico e informático (cámaras de video, fotografías, etc.), 15.000 euros en metálico y cinco turismos de alta gama.

Las investigaciones las ha supervisado el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de los de Alcázar de San Juan. Continúan abiertas y no se descartan nuevas detenciones.