Ebro Foods prevé duplicar (+120%) su beneficio neto este año, hasta 387,55 millones de euros, tras registrar unas ganancias de 346 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 157% más que en el mismo período del ejercicio, informó la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Las ventas del grupo a final de año alcanzarán los 1.685 millones de euros, un 4,6% menos, en un contexto de volúmenes que crecerá en torno 2% en el año completo, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situará en 2010 en 271 millones, un 11,2% más.

Entre enero y septiembre, la cifra de negocio de la compañía se situó en 1.253,8 millones de euros, lo que se traduce en una disminución del 6,6% en comparación con el mismo período del ejercicio precedente, debido a la bajada del precio de las materias primas que se ha trasladado a unos precios de venta menores.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) ascendió a 197,58 millones de euros en los nueve primeros meses de 2010, con un alza del 15,4%, al tiempo que el resultado neto de explotación (Ebit) se situó en 157,5 millones, un 19,6% más.

Tras un último trienio de inversiones y desinversiones, el grupo asegura que dispone de una saneada posición financiera y una "óptima" posición de caja para iniciar su plan estratégico 2010-2012, en el que sus objetivos serán la apertura de nuevos mercados y la consolidación de su "liderazgo internacional" en los sectores de arroz y de pasta.

Para ello, la compañía presidida por Antonio Hernández Callejas ya ha dado el primer paso con el anuncio de la firma de un acuerdo de exclusividad con Ricegrowers Limited-SunRice para la compra del 100% de la compañía australiana por 425 millones de euros.

Dicha operación, cuyo cierre está previsto para marzo del próximo año, supondrá la entrada de Ebro en Australia, Nueva Zelanda, Islas del Pacífico, Hong Kong, Singapur, Nueva Guinea papua y Oriente Medio.

En concreto, tras ingresar en septiembre 555 millones de los 630 millones previstos por la venta de la división láctea, la compañía presenta una situación de caja positiva de 84 millones de euros y prevé concluir el ejercicio con una deuda neta de 70 millones de euros.

Dicha cifra incluye los dividendos extraordinarios a pagar en abril y julio de 2011 (46 millones de euros) y el pago a cuenta de 120 millones por el impuesto por la plusvalía de la venta de Puleva.

Asimismo, los fondos propios se incrementaron un 22% en los nueve primeros meses, con 1.500 millones, cifra que se elevará hasta los 1.545 millones a finales de este año.

El grupo destacó que los resultados consolidados de los nueve primeros meses reafirman el éxito de la estrategia llevada a cabo por la compañía, que refuerza sus posiciones de mercado y continúa creciendo a doble dígito.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.