El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, ha mostrado hoy sus dudas de que ETA se vaya a mover o lo quiera hacer "al mismo tiempo que necesita la izquierda abertzale que quiere hacer política" porque "no le gusta que nadie le marque el ritmo".

En una entrevista concedida a Onda Cero, recogida por Europa Press, Urkullu ha manifestado que existe "conciencia" entre "quienes quieren hacer política en la autodenominada izquierda abertzale, y que quiere estar presente en las próximas elecciones municipales y forales y también al Parlamento foral navarro".

En este sentido, ha subrayado que ese mundo "sabe que tiene una Ley de Partidos Políticos y es consciente de que tiene una sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo y sabe que esto tiene que hacerle moverse".

"Otra cuestión es que yo piense que quiera moverse al mismo tiempo que pueda moverse ETA y ahí tengo mis más que dudas de si ETA se va a mover o no al mismo que necesita hacerlo la izquierda abertzale que quiere hacer política", ha subrayado.

El líder jeltzale ha destacado que la banda no le gusta que "nadie le marque el ritmo, de ahí que la autodenominada izquierda abertzale también vaya diciendo que sus ritmos son sus ritmos", siendo "conscientes de que esto tiene que acabar más pronto que tarde".

A su juicio, "el problema es como cierran 51 años de historia sin ningún logro para lo que habían sido sus objetivos", y ha recordado que, "al contrario", el balance es "muerte, desolación y condicionamiento para aspiraciones legítimas políticas".

"No descarto que haya pronunciamientos por parte de ETA, pero entiendo que ETA puede estar jugando la baza de que nadie le diga lo que tiene que hacer, que es lo que siempre ha pretendido ETA y no aceptar, incluso, que en el mundo de la denominada izquierda abertzale, haya una vanguardia que le diga lo que tiene que hacer", ha destacado. (Habrá ampliación)

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.