La concejal del Grupo Popular del Ayuntamiento de Huesca, Ana Alós, ha presentado un plan para reducir el impuesto de bienes inmuebles (IBI) un 10 por ciento a todos los vecinos de la capital oscense.

Las familias verían rebajada la factura en un 2,5 por ciento, lo que se convertiría en 10 puntos porcentuales a los cuatro años. Huesca es una de las ciudades con el IBI más elevado.

Alós ha advertido que "en la ciudad de Huesca predomina el sector terciario. Hay un elevadísimo porcentaje de funcionarios, un colectivo que este año ha perdido un cinco por ciento de su capacidad adquisitiva. Hay más de tres mil desempleados y un alto número de pensionistas, además de un sector empresarial muy deteriorado por la crisis".

El Ayuntamiento, "que no reaccionó a tiempo para afrontar la crisis, no puede dar la espalda a sus vecinos a la hora de paliar sus efectos", según Alós.

Su obligación "es demostrar a los ciudadanos que es capaz de dar ejemplo y apretarse el cinturón. No se puede trasladar por sistema la carga impositiva a los vecinos, porque la clave es gestionar mejor los recursos", ha indicado la edil conservadora.

Para los 'populares', aplicar un incremento del IPC cuando los colectivos, de hecho, están perdiendo capacidad adquisitiva "es un remedio insuficiente". Por ello ha planteado una congelación general de todas las tasas e impuestos.

Junto a la rebaja acumulada del IBI, y la congelación de tasas, el PP oscense ha redactado medidas alternativas que se centran en los colectivos más desfavorecidos.

Una de sus propuestas, por ejemplo, consiste en que pensionistas, desempleados y familias cuyas rentas no tengan un mínimo de renta se beneficien de una tasa especial de agua que no supere el 25 por ciento de lo que paga una familia media en Huesca. En el mismo sentido, los 'populares' defienden que se amplíen las bonificaciones de las familias numerosas oscenses.

El Grupo Popular está convencido de que los servicios a los ciudadanos no deben verse deteriorados por rebajar los impuestos, "puesto que la disminución en la recaudación se compensa con una mejor gestión de los recursos que permita la reducción del gastos corriente".

Alós afirma que "el Grupo Popular ya lo demostró el año pasado cuando presentó su alternativa al presupuesto municipal teniendo en cuenta la rebaja de impuestos y tasas que habíamos planteado, y bajando muchos de los gastos que eran innecesarios o no prioritarios".

Consulta aquí más noticias de Huesca.