El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) ha aprobado la Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva que, por primera vez en España, diferencia los contenidos de la salud reproductiva de la sexual para "reconocer el derecho de la sexualidad sin reproducción", ha afirmado la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez.

Jiménez, en la rueda de prensa posterior a la reunión entre el ministerio y las comunidades autónomas, celebrada en el Palacio de la Almudaina de Palma, ha estacado que esta iniciativa "nace con la vocación de garantizar los derechos sexuales y reproductivos de los ciudadanos reconocidos en los distintos organismos internacionales".

Esta estrategia forma parte del desarrollo de la Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva e interrupción voluntaria del embarazo. La ministra ha hecho hincapié en que este texto es el fruto de la colaboración del Gobierno, de las comunidades autónomas, de expertos en la materia, así como de las propias asociaciones de pacientes.

Además de separar los contenidos antes mencionados, esta iniciativa también pretende facilitar el acceso a los métodos anticonceptivos y de prevenciónde infecciones de transmisión sexual, así como que "todos los embarazos sean deseados", ha indicado Jiménez.

Respecto al apartado de salud reproductiva, el objetivo del texto es favorecer las condiciones para que los servicios sanitarios garanticen información, asesoramiento y asistencia de calidad sobre cualquier aspecto relacionado con la sexualidad y la reproducción.

Para ello, se recomienda mejorar la información y establecer herramientas que permitan conocer las necesidades de la población, así como impulsar acciones que involucren a la población en el diseño de las políticas públicas ligadas a la promoción de la salud sexual

Enfoque psicológico y social

Por lo que respecta a la atención sanitaria a la salud sexual, la estrategia recomienda no sólo centrarse en los aspectos biológicos, sino también psicológicos y sociales. Entre sus objetivos también se incluye mejorar el acceso a métodos anticonceptivos y de prevención de infecciones de transmisión sexual y consensuar una cartera de servicios comunes para la atención sexual.

En cuanto a la formación de los profesionales, se consensuarán criterios comunes de calidad, contenidos y metodologías con las CCAA para la formación en salud sexual.

En el apartado de salud reproductiva se marca como objetivo ofrecer una atención global, continuada, integral y de calidad al proceso reproductivo en el SNS.

Jiménez ha señalado que la estrategia plantea promover una atención sanitaria del embarazo basada en el respeto a su evolución natural, en la que toda intervención sea valorada y aplicada sólo si ha demostrado beneficios y está en consonancia con las necesidades y deseos de la mujer.

En la parte dedicada a la atención neonatal (primera semana de vida del bebé), la estrategia recoge medidas como fomentar, inmediatamente tras el parto, el contacto piel con piel de la madre o el padre con el bebé y se procurará que compartan espacio durante las 24 horas siguientes al alumbramiento para promover el vínculo afectivo, el apego y la instauración de la lactancia materna.

En la etapa de puerperio se informará e instruirá a las mujeres y sus familias para identificar a tiempo las complicaciones graves, y se dispondrán de protocolos para la actuación.

Como el resto de estrategias del SNS, la Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva se evaluará y se revisará a los dos años de su aprobación.

Consulta aquí más noticias de Toledo.