El portavoz del equipo de Gobierno, Francisco Cañizares, ha hecho pública una carta remitida por el Ministerio de Fomento al Ayuntamiento de Ciudad Real el pasado 13 de octubre, por la que se comunica al Consistorio que, con motivo de una política de ahorro consistente en el apagado de alumbrado propiedad de Fomento, se ha procedido a apagar la iluminación de la A-43 a su paso por Ciudad Real así como la luz del semáforo de la rotonda de la citada autovía en su conexión con la carretera de Miguelturra.

Además, según indica el Ministerio de Fomento en su escrito, si el Ayuntamiento de Ciudad Real quiere que esta carretera esté iluminada, deberá pagar la misma el Consistorio, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Cañizares ha mostrado "el desacuerdo del Ayuntamiento a una decisión de Fomento que sólo se ha tomado atendiendo a criterios de ahorro en el gasto del alumbrado público y sin tener en cuenta la seguridad vial", además de calificar de "ridículo e indignante" el ofrecimiento hecho al Consistorio de que si quiere que la autovía esté iluminada pague el coste de la misma.

En los mismos términos se ha expresado también la alcaldesa, Rosa Romero, considerando "una irresponsabilidad absoluta, una falta de criterio de Fomento y un ataque directo a los ayuntamientos y a la ciudad de Ciudad Real" la decisión de este Ministerio "que afecta a la seguridad vial de muchas personas que transitan a diario por la autovía A-43".

Por estos motivos, Romero ha confirmado que el Ayuntamiento va a enviar una carta al Ministerio de Fomento haciéndoles reconsiderar su postura e instándole a que busque otras alternativas y otra a la FEMP expresando su malestar porque los ayuntamientos están siendo los "grandes sacrificados" de esta crisis y "están pagando los platos rotos de la errática y nefasta política del Gobierno de Zapatero".