Un hombre de 44 años ha sido detenido en Lerma (Burgos) por conducir de modo temerario, agredir a un agente, amenazar y causar daños en un vehículo.

Según informaron a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno, la Guardia Civil acudió a un bar de la villa donde un individuo alteraba el orden con violencia y, ya antes de identificarse, opuso resistencia e insultó a los agentes.

Por esta razón se le imputó una posible falta y también se le denunció por llevar un arma blanca en el coche aunque más tarde se supo también que, al parecer, había amenazado a un camarero con agredirle con un cuchillo.

Una hora más tarde, la Guardia Civil tuvo conocimiento de que el sujeto conducía por la carretera de Burgos de forma temeraria, en zig-zag, lo que obligaba a otros conductores a frenar bruscamente y, una vez alcanzado y detenido, el alborotador insultó y amenazó a los guardias y agredió a uno de ellos, a quien causó lesiones en una muñeca.

Durante el traslado en el coche oficial, el detenido se autolesionó contra los cristales, lo que le provocó lesiones y dañó el vehículo y ya en el calabozo volvió a autolesionarse, por lo que fue necesario llamar al médico y reducirlo para administrarle un calmante.

Al detenido, un hombre de 44 años cuya identidad responde a las iniciales D.B.J., de 44 años y a quien ya le consta un antecedente, se le han imputado un delito de conducción temeraria, agravado por conducir bajo los efectos del alcohol —dio 0,61 en la prueba de alcoholemia a la que fue sometido—, otro delito de atentado con resultado de lesiones, otro de amenazas y uno más de daños.

Consulta aquí más noticias de Burgos.