El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz Cano, ha afirmado que en la investigación sobre la desaparición de la joven Mari Cielo Cañabate, ocurrida en Hellín (Albacete) el 10 de octubre de 2007 tras dejar a uno de sus hijos en el colegio, "no se arroja la toalla, se sigue trabajando y se va a seguir trabajando".

A preguntas de los medios sobre esta cuestión en una rueda de prensa que Díaz-Cano ha ofrecido para informar sobre una operación de robo de cobre, el delegado del Gobierno ha reconocido que "no es fácil", pero ha confirmado que la Policía "sigue trabajando para tratar de esclarecer todo lo relacionado con este caso".

Díaz-Cano ha indicado, además, que se ha reunido con la familia "y les he transmitido esto" y ha vuelto a reiterar que "el caso no está cerrado ni se va a cerrar". Todo ello mientras este fin de semana se ha celebrado una nueva concentración convocada por la familia de la joven desaparecida en Hellín para que el caso siga abierto.

Consulta aquí más noticias de Albacete.