"Debería haber una unidad del Dolor en cada hospital público", según ha asegurado el presidente de esta entidad, Alberto Camba, coincidiendo con el Día Mundial contra el Dolor que se celebra este lunes, 18 de octubre.

Sin embargo, precisa, aunque lo ideal para una "correcta atención" es que haya una unidad de dolor por cada 600.000 habitantes y en España hay más (entre 120 y 130), el problema es que "están mal repartidas".

Según datos de la SED, las comunidades con más y mejores unidades de este tipo son Madrid, Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía mientras que, por contra, en el polo opuesto están Galicia, Extremadura, Castilla-La Mancha y Castilla y León.

De hecho, ha añadido el secretario de la SED, José Ramón González Escalada, hay algunas provincias como Palencia, Ávila y Segovia que no disponen de ninguna unidad específica mientras que otras que sí tienen, están "infradotadas" o disponen de ellas "de forma testimonial".

"Los pacientes con dolor en España se sienten desatendidos", reconoce este experto, ya que hay muy pocas unidades de dolor convenientemente dotadas en toda la geografía española y, las que existen, están masificadas".

Para solventar esta situación, la SED está trabajando con el Ministerio de Sanidad y Política Social a fin de homogeneizar la situación de estas unidades en el Sistema Nacional de Salud (SNS), ya que "el dolor se lleva el 2 por ciento del PIB".

Además, asegura que "un tratamiento correcto del dolor permitiría un ahorro de 500.000 euros en España", de ahí reclame la elaboración de un Plan Nacional contra el Dolor, al igual que hay otros contra el Cáncer o los Cuidados Paliativos.

Sin embargo, Gómez Escalada es "pesimista" y cree que cada comunidad va a crear su propio plan específico contra el dolor, "en función de sus necesidades y de los medios que pueda destinar", lo que impedirá resolver estas desigualdades y acentuará un trato desigual en función del lugar de residencia.

Mujer ama de casa,

Principal afectado por dolor crónico

Según datos de una encuesta realizada por la SED a más de 800 pacientes atendidos en algunas de las unidades de dolor existentes, el 60 por ciento de afectados por dolor crónico son mujeres, con una edad media de 60 años y "amas de casa en su inmensa mayoría", según ha explicado Daniel Samper, coordinador del Grupo de Trabajo de Dolor Musculoesquelético.

Además, añade, el 86 por ciento de estos casos no son pacientes con cáncer, ya que estos son "debidamente atendidos" en las unidades de Oncología, sino que obedecen en su mayor parte a dolores de tipo musculoesquelético. Así, el 33,5 por ciento padece lumbalgia con ciatalgia, el 19,4 por ciento artrosis generalizada y un 17,1 por ciento lumbalgia.

Del mismo modo, ha explicado este experto, la intensidad media de dolor con que llegan a las unidades es de 7 sobre 10, pese a lo cual sólo un 30 por ciento llegaban con opioides menores. Tras esta primera consulta, el porcentaje de pacientes medicados asciende al 50 por ciento.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.