El presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), Juan José Moragues, el subdelegado de Gobierno en Castellón, Antonio Lorenzo, y la alcaldesa de la Vall d'Uixó, Isabel Bonig, han visitado este lunes las obras que el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM) está ejecutando en el barranco de San José (Río Belcaire), a su paso por el término municipal de esta localidad castellonense.

Las actuaciones, que podrían finalizar en noviembre si la climatología lo permite, según ha explicado Moragues, tienen por objeto realizar la mejora de la capacidad hidráulica del cauce, ya que éste presenta una sección variable y un trazado sinuoso que imposibilita el desagüe del caudal de avenidas, lo que provoca daños especialmente en el entorno del puente situado junto a la avenida Jaime I, según ha señalado el MARM en un comunicado.

Los terrenos excavados para el nuevo cauce se extienden en la zona adyacente para conformar una gran explanada. Asimismo se ha diseñado un nuevo drenaje de los colectores de pluviales que, procedentes de la Avenida Enrique Marco, verterán en el nuevo cauce. De este modo se solucionan los problemas actuales de erosión del muro del cajero izquierdo del barranco de San José.

Los trabajos se realizan en un tramo de 520 metros entre la pasarela de madera y el primer puente, y consisten fundamentalmente en definir una sección constante de 23 metros de ancho y 4 metros de alto, en la instalación de una escollera de protección del lecho y taludes, y en la incorporación de geoceldas revegetadas que contribuirán a la integración ambiental del cauce.

Asimismo se acondiciona el camino por la mota de la margen izquierda paralela al cauce que servirá como itinerario peatonal y ciclable. En el barranco de San José se están ejecutando también otras obras, junto a las grutas del mismo nombre, que tienen por objeto renaturalizar el cauce, tras los daños producidos por las lluvias de 2009.

Los trabajos llevan un buen ritmo de ejecución y se desarrollan en un tramo de un kilómetro en el que se conformará una nueva sección tipo con taludes más tendidos y se eliminarán los caminos existentes en ambas márgenes.

Ambas actuaciones tienen una inversión de 1.400.000 euros y se engloban dentro de las obras de emergencia para la reparación de daños a las infraestructuras hidráulicas y de protección de cauces en la provincia de Castellón, tras las avenidas de septiembre de 2009.

Según ha apuntado Moragues durante su visita a las obras, en la Comunitat Valenciana se están invirtiendo más de 28 millones de euros en mantenimiento de cauces.

Consulta aquí más noticias de Castellón.