Las oficinas de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) en la localidad onubense de Palos de la Frontera han notado ya esta semana un incremento en el número de solicitudes con motivo de la precampaña agrícola de la fresa y la aceituna, de las que la mayoría son de rumanos, polacos, búlgaros y "muchos" españoles.

De este modo, el secretario de organización y responsable del área de Migraciones de COAG-Huelva, Eduardo Domínguez, ha informado a Europa Press de que "se nota un incremento en las atenciones a trabajadores para la campaña de plantación, entre ellos rumanos, polacos y muchos españoles, así como algunos colombianos y ucranianos".

No obstante, en su oficina de Palos, "municipio donde se nota mucho la presencia de inmigrantes", atiende al día a unas 25 personas, si bien en la última semana "no sólo ha ascendido el número de personas que se presentan en la oficina rogando trabajar, sino que también aumenta la recepción de pasaportes vía fax que incluye el número de teléfono, además de recibir muchas llamadas telefónicas".

En el departamento de COAG, abierto desde las 8,00 horas a las 15,00 horas de lunes a viernes, atienden las demandas para trabajar y para ello recogen el número de teléfono y datos personales, así como una fotocopia del pasaporte si se trata de una persona foránea.

Por otra parte, con vistas al inicio del curso, el representante de COAG ha señalado que "la zona de Palos y Moguer está invadida por personas procedentes sobre todo de Malí y Senegal, que forman campamentos de ilegales que dan una mala imagen", al tiempo que ha reiterado que "nadie los ha llamado para venir".

Caso de almonte

Entre tanto, la precampaña agrícola ha motivado el aumento de las atenciones prestadas por la Oficina de Atención al Inmigrante y Temporero de la localidad onubense de Almonte, que dedica la mayor parte de su gestión a atender a la población extranjera residente en el municipio durante este mes de septiembre, solucionando cuestiones vinculadas al mundo laboral y resolviendo circunstancias como la matriculación de hijos en los centros educativos, la tramitación de solicitudes de renovación de permisos de residencia, informes de arraigo, de habitabilidad de una vivienda y asuntos relacionados con la reagrupación familiar.

Según una nota del consistorio, los datos que maneja este servicio indican que 3.707 personas de 59 nacionalidades diferentes están empadronadas en el término, en los núcleos de Almonte, El Rocío y Matalascañas, y alrededor de 4.000 conforman el grueso de población extranjera total. En cuanto a procedencias, las comunidades más numerosas corresponden a Rumanía, Marruecos y Ecuador, junto a ciudadanos de Colombia, Bolivia, Bulgaria y Polonia.

La Oficina de Atención al Inmigrante y Temporero inicio su actividad en el año 2000, destinada sobre todo a atender las demandas en materia de servicios sociales. Por su parte, el Servicio de Mediación Intercultural se puso en marcha en 2002 y el Departamento de Asesoría Jurídica abrió al público en 2004. Estos tres servicios se encuentran a disposición de la población extranjera durante todo el año, de 8,00 horas a 15,00 horas, de lunes a viernes, con un número de atenciones anuales que supera ampliamente las 3.100.

Asimismo, también se cuida el fomento y la relación con las asociaciones constituidas por población foránea que se están poniendo en marcha en el municipio. Entre ellas, la asociación cultural islámica, la multicultural de Doñana y la que vela por la mejora del trabajo temporero.

Sensible a esta realidad social, el Ayuntamiento almonteño constituyó en su día el Consejo Municipal de Inmigración, presidido por el alcalde de Almonte, Francisco Bella (PSOE), y con el compromiso de reunirse cuatro veces al año. Comisiones emanadas de este organismo han dirigido visitas a fincas agrícolas para conocer los alojamientos de que disponen las explotaciones para la pernocta de los trabajadores, "con positivos resultados".

Consulta aquí más noticias de Huelva.