Jackson interior
Jackson a su llegada a los tribunales en el primer día de juicio, en el que tendrá que escuchar los argumentos de la acusación. John Mablango/EFE
El cantante llegó a la sala de negro, maquillado de blanco y con una estrella de 'sheriff' en la solapa, acompañado de su madre, Katherine, y su hermano Germaine, en medio de un fina llovizna y entre los gritos de recriminación de un grupo de manifestantes que sostenían pancartas como "No al sexo con niños" o "El 90 por ciento de menores nunca lo cuentan".

El artista saludó brevemente a algunos de sus partidarios que no han podido entrar en el tribunal.


La acusación mostró algunas cartas para demostrar que Jackson abusó sexualmente de un niño de 13 años

En algo más de dos horas, el fiscal del caso, Tom Sneddon, se refirió a escenas de sexo, drogas y pornografía supuestamente ocurridas en lo que se supone era un parque de atracciones diseñado por Jackson para la diversión de menores.

Sneddon no escatimó detalles de lo que los doce hombres y mujeres del jurado pueden esperar oír y ver durante el juicio. En una ocasión, el hermano menor de la víctima (que tiene un año menos) vio a "Jackson masturbándose con un mano mientras la otra estaba en la ropa interior de su hermano" mientras la familia de los dos niños dormía en una habitación cercana, según relató el fiscal.

Los supuestos actos contra el niño enfermo con leucemia, sucedieron en el rancho de Neverland, entre febrero y marzo del 2003. Para Sneddon, el rancho de Neverland, situado a unos 270 kilómetros al norte de Los Angeles, es en realidad una tétrica tapadera para cumplir los deseos más aberrantes de Jackson, con la ayuda de alcohol y pornografía.

"El mundo privado de Michael Jackson es bastante diferente de ese vídeo. No es (un mundo de) libros infantiles sino de visitas a páginas de internet pornográficas, revistas como Hustler, Playboy, Barely Legal", afirmó Sneddon en referencia al documental Living with Michael Jackson.

"El mundo privado de Michael Jackson revela que galletas y leche se pueden sustituir por vino, whisky y vodka", añadió Sneddon mientras "Jacko" -como es conocido el cantante por sus partidarios-, con la cara cubierta por una densa capa de maquillaje blanco, no daba muestras de ninguna emoción. 

Sneddon también explicó que los supuestos actos de violación, cometidos en el dormitorio de Jackson en Neverland, fueron presenciados al menos en dos ocasiones por el hermano menor de la víctima, añadiendo más dramatismo si cabe al caso que ha atraído hasta Santa María a mil periodistas de todo el mundo.

Por su parte, la defensa explicó explicó al jurado que, en contra de los expuesto por la acusación, el caso es una muestra de los peligros de ser famoso ante la avaricia de algunos que se quieren aprovechar de la generosidad de personas como Jackson.

El juicio de Jackson puede convertirse en un desfile de famosos de Hollywood ya que en la lista de posibles testigos, tanto la acusación como la defensa han incluido nombres como los de la actriz Elizabeth Taylor, el jugador de baloncesto Kobe Bryant, el músico Stevie Wonder o el presentador de televisión Jay Leno.