CiU no participará en reuniones Estatuto convocadas por Maragall
Reuters Reuters

'Lo que no haremos es participar como si no pasara nada al lado del señor Maragall en un proceso liderado por él sobre determinadas cumbres o sobre el Estatuto, a una persona a la que no le reconocemos esta autoridad política o esta autoridad moral', dijo Mas ante los periodistas.

El líder de Convergencia i Unió (CiU) agregó que su formación continuará trabajando en la reforma del Estatuto de Autonomía desde el Parlamento catalán.

La semana pasada, el cruce de acusaciones entre el actual Gobierno tripartito catalán y CiU por la polémica surgida tras los derrumbamientos en el barrio barcelonés del Carmel alcanzó repercusiones jurídicas.

El Fiscal jefe del Tribunal Superior de Cataluña, José María Mena, dijo que comenzará a investigar las recriminaciones que se lanzaron el jueves Maragall y Mas durante el pleno monográfico dedicado a este asunto en el Parlamento de Cataluña, al considerar que 'podrían haberse producido comportamientos irregulares de percepción de comisiones ilegales en épocas anteriores'.

Durante la sesión parlamentaria del jueves, Maragall dijo a Mas - 'conseller en cap' del anterior Gobierno catalán - que 'ustedes tienen un problema, y ese problema es el tres por ciento'. Ante esa alusión, el político de Convergencia exigió inmediatamente una rectificación al presidente de la Generalitat, a lo que éste accedió, porque 'Cataluña tiene por delante muchas cosas importantes, y espero de usted y de su grupo que estén en condiciones de cumplir su parte'.

Sin embargo, Mas pidió el viernes una rectificación formal y pública de Maragall y al no obtenerla, anunció que CiU había decidido recurrir a los tribunales para preservar la honorabilidad de la formación.

'UNA RUPTURA PROFUNDA'

Por su parte, el primer secretario del Partido Socialista Catalán, Josep Montilla, declaró el lunes que Maragall no había realizado ninguna acusación y que por lo tanto no tenía que rectificar.

'Yo creo que el presidente catalán no formuló ninguna acusación. Ésta es la reacción de nuestros adversarios de Convergencia i Unió y del sistema mediático y político, que lo han dado como tal. Nadie ha aportado ninguna prueba pero en diversos grados hay gente que lo ha dado por bueno', dijo el también ministro de Industria.

La polémica desatada en el pleno del Parlamento sobre lo ocurrido en el barrio del Carmel ha llevado al ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, a intervenir y denunciar que Maragall ha provocado 'una ruptura profunda' de Cataluña.

El ex dirigente de CiU dijo que el hecho de que la situación de los vecinos del Carmel quede en un segundo plano era más grave que la disputa política en sí.

'Más grave que esto (los reproches entre CiU y el Gobierno catalán) es que, en el debate que ahora se ha abierto, los vecinos del Carmel y sus inquietudes queden olvidados', declaró.

'Y (más grave es) que para sacarse de encima su opresión, la opresión de los vecinos y la opresión de sus problemas, el 'president' provoque una ruptura profunda en el país, produzca el descrédito de la clase política, dañe la credibilidad de la Generalitat y perjudique gravemente la imagen de Cataluña', agregó.