Cantabria contaba el pasado mes de agosto con 13.601 inmigrantes dados de alta en la Seguridad Social, lo que la convierte en la comunidad autónoma que menos tiene, ya que por detrás sólo se encuentran las ciudades autónomas de Celula y Melilla.

En el conjunto del país, la afiliación media de trabajadores extranjeros bajó en agosto en 22.222 personas, con lo que se puso fin a la racha alcista experimentada en los últimos seis meses, según datos difundidos hoy por el Ministerio de Trabajo e Inmigración.

Por comunidades autónomas, Cataluña y Madrid concentraron algo más de cuatro de cada diez extranjeros afiliados a la Seguridad Social en agosto, al sumar entre ambas el 44,1% del total de inmigrantes ocupados. En concreto, Cataluña contaba con 432.299 extranjeros cotizantes, mientras que en Madrid la cifra era de 395.945.

Tras estas dos regiones se situaron Andalucía, con 210.313 afiliados extranjeros; Comunidad Valenciana, con 196.238 ocupados; Baleares, con 88.193; Murcia, con 84.957; Canarias, con 80.514; Castilla-La Mancha, con 74.573; Aragón, con 66.832; Castilla y León, con 62.043, y País Vasco, con 52.194.

Las comunidades con menor presencia de inmigrantes en alta a la Seguridad Social al finalizar agosto fueron Galicia, con 40.120 extranjeros; Navarra, con 26.564; Asturias, con 16.656; La Rioja, con 15.206; Extremadura, con 15.126; Cantabria, con 13.601, y las ciudades autónomas de Melilla, con 3.958, y Ceuta, con 2.603.

Datos nacionales

La afiliación media de trabajadores extranjeros bajó en agosto en 22.222 personas, con lo que se puso fin a la racha alcista experimentada en los últimos seis meses, según datos difundidos hoy por el Ministerio de Trabajo e Inmigración.

De hecho, la afiliación media de trabajadores extranjeros se situó al finalizar el mes de agosto en 1.877.935 ocupados, lo que supone un descenso del 1,17% en comparación con los 1.900.157 ocupados extranjeros registrados en julio.

Del conjunto de extranjeros que estaban afiliados a la Seguridad Social al finalizar agosto, 1.207.667 pertenecían a países extracomunitarios y 670.267 procedían de países de la UE.

Dentro de los países no comunitarios, 217.692 eran de nacionalidad marroquí y 175.463 de nacionalidad ecuatoriana. Colombia, con 118.220 trabajadores, se sitúa como tercer país de procedencia de afiliados, por delante de China, que cuenta con 81.794 cotizantes.

El resto de afiliados no comunitarios se repartieron entre Bolivia (81.161), Perú (72.927), Argentina (48.531), República Dominicana(34.209), Ucrania (33.676) y Brasil (26.263), entre otros.

Por su parte, de los que proceden de la UE-27, rumanos, italianos y búlgaros son los más numerosos, con 280.233, 66.588 y 54.864 cotizantes, respectivamente. Les siguieron portugueses y británicos, con 52.807 y 50.873, y algo más lejos, los alemanes, con 41.790 afiliados.

Del conjunto de extranjeros que estaban afiliados a la Seguridad Social al finalizar agosto, 1.270.345 cotizaban al Régimen General, 221.032 al Agrario, 199.473 al de Autónomos, 181.084 al del Hogar, 5.346 al del Mar y 655 al del Carbón.

Dentro del Régimen General, un total de 307.389 extranjeros, el 24,2%, trabajaba en la hostelería, mientras que el 16,2% lo hacía en el comercio (205.934 afiliados) y el 13,4% en la construcción (170.047 cotizantes).

Consulta aquí más noticias de Cantabria.