'Gran Vía Fascinante'
Recreación del plan Gran Vía Fascinante. SIST. DE ARQ. E INGENIERÍA / AYTO. MADRID

Quizá en las próximas décadas los madrileños podrán pasear por unos jardines suspendidos en las azoteas de la Gran Vía. También podrían ir de compras por un bulevar subterráneo, entrar libremente en los vestíbulos o caminar por una calle convertida en museo de esculturas. De momento son sólo hipótesis. Pero en el futuro podrían hacerse realidad. El jurado decidió repartir los 24.000 euros del premio entre los finalistas

El Ayuntamiento de Madrid premió este lunes los proyectos de doce equipos de arquitectos en un concurso de ideas sobre la Gran Vía del siglo XXI. El jurado (formado por el Consistorio y el Colegio de Arquitectos) decidió repartir los 24.000 euros del premio entre los finalistas. En principio, los proyectos ganadores no se harán realidad, pero el Consistorio estudiará la viabilidad de alguna de las propuestas.

La mayoría de los planes presentan una avenida con menos tráfico del actual. Es el caso de Arteria cordial (que sugiere "canalizar bajo rasante el tráfico de paso"), Slow motion (con "nuevos espacios colonizados para el peatón") o De Madrid al cielo (con "la peatonalización parcial del entorno"). Este último proyecto, además, propone "reutilizar las cubiertas con un parque urbano en altura".

También hay quien sugiere convertir la calle en un paseo artístico, como La mirada vertical y sus esculturas en los tejados; o en escenario de eventos, como 365 otras 'Gran Vías' posibles, que plantea celebrar allí un acto cada día del año. Otros son más utópicos: Delirious Gran Vía propone pasarelas entre azoteas y edificios futuristas, mientras que Gran Vía Fascinante proyecta elevar la altura de los rascacielos al estilo Manhattan.

Un suplicio para los arquitectos

El concurso Gran Vía Posible ha estado envuelto en polémica desde su origen. Poco después de convocarlo, el Ayuntamiento anunció que el concurso no era vinculante y que los proyectos no se realizarían. Más tarde, eliminó el premio en metálico para los ganadores. Incluso, a finales de julio llegó a anular el concurso, pero se retomó tras presiones del Colegio de Arquitectos. Ahora, el jurado ha evitado mojarse con el fallo, dando a todos por ganadores.

Consulta aquí más noticias de Madrid.