Un nuevo temporal de frío intenso y fuerte viento, el cuarto en dos meses, entró ayer por la tarde en España y se prolongará hasta el miércoles. Hoy, las bajas temperaturas generalizadas alcanzarán los –20 ºC en zonas altas de Aragón, y la nieve, el viento y, en algunos casos, la lluvia afectarán a 11 comunidades, que se encuentran en estado de alerta.


Muchas carreteras se colapsaron ayer y se cerraron 19 puertos de montaña (en 36 hacían falta cadenas para circular). Protección Civil recomendó no viajar y que con los niños, ancianos y discapacitados se extremen las precauciones.


El bajón del termómetro será mayor en Madrid, Aragón, Castilla y León, Navarra y La Rioja, donde se alcanzarán entre –15 ºC y –20 ºC. Las máximas no superarán los 0 ºC en el interior y las heladas afectarán incluso a zonas costeras. La nieve volverá a sorprender en el nivel del mar o en cotas cercanas en Cataluña, Baleares, Andalucía y en la costa del Cantábrico. Tampoco faltará en el norte o la Comunidad Valenciana.


En Asturias, 8.000 personas, en 251 pueblos, se encontraban ayer incomunicadas por la nieve.

EN MADRID

Previsión del tiempo en la comunidad:


Mañana (martes) - Heladas moderadas a fuertes, vientos moderados.
Miércoles - Las temperaturas subirán ligeramente, pero seguirán las heladas.
Jueves - Posibilidad de algún chubasco; heladas débiles a moderadas.

Un invierno de nieve y atascos

3ª ola. Del 25 al 28 de enero se vivieron cuatro días en los que España se congeló y se rozaron mínimos históricos. «Tan intensa en temperaturas y tan extensa geográficamente, no se había dado una ola de frío desde los ochenta», afirmó Meteorología. 


2ª ola. Entre el 8 y el 11 de enero una masa de aire frío procedente del centro de Europa se instaló en España.


 1ª ola. En Navidad, hasta el 28 de diciembre, otro fuerte temporal, en el que miles de conductores quedaron atrapados por la nieve, provocó la polémica cuando la directora general de Protección Civil afirmó que el 70% de estos conductores no llevaban cadenas, lo que tachó de «grave irresponsabilidad».