La suspensión del plan de Terry Jones de quemar coranes el sábado sigue en el aire

  • Anunció que cancelaba la quema de libros porque la mezquita de la 'Zona Cero' iba a ser trasladada a otro enclave.
  • Dijo que lo quemaría, luego que no y después que lo estaba pensando.
  • El imán de Nueva York asegura que no planea reunirse con el pastor.
El pastor Terry Jones, durante su rueda de prensa.
El pastor Terry Jones, durante su rueda de prensa.
Steve Johnson / EFE

Horas antes del noveno aniversario de los atentados del 11-S, sigue siendo una incógnita si el pastor radical de una iglesia de Florida que planeaba quemar ejemplares del Corán el sábado, Terry Jones, llevará a cabo sus planes o los cancelará.

Este viernes anunció que no seguiría adelante con su plan y dijo que confiaba en que el imán al frente del proyecto de centro islámico en la 'Zona Cero' de Nueva York mantuviese su promesa de reunirse con él en esta ciudad.

"Ahora mismo no tenemos intención de hacerlo", declaró el pastor al programa Good Morning America de la cadena ABC. Jones ha cambiado de opinión en varias ocasiones durante los últimos días.

El pastor lo había cancelado ante el compromiso (según sus declaraciones) de que el centro islámico que se iba a construir cerca de la Zona Cero en Nueva York iba a ser trasladado a otro enclave, acuerdo que fue desmentido inmediatamente por el responsable del proyecto, el imán Feisal Abdul Rauf.

"Me alegro de que el Pastor Jones haya decidido no quemar ningún Corán. De todas formas, yo no he hablado con el Pastor Jones o con el imán Musri. Estoy sorprendido por su anuncio", aseguró Feisal Abdul Rauf en un breve comunicado remitido a la cadena de televisión CNN.

De hecho, Jones compareció por segunda vez ante los medios para afirmar quetenía "que reflexionar y reconsiderar" la cancelación que había hecho de la quema, según declaraciones recogidas por la cadena CBS. "Ahora -afirmó -estamos en una situación de limbo, y tenemos que reconsiderar por supuesto nuestra posición".

El pastor se ha visto sometido en las últimas 48 horas a una gran presión internacional, y también del Gobierno estadounidense, para suspender el acto polémico con el que quería conmemorar los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Obama le pide que dé marcha atrás

El propio presidente estadounidense, Barack Obama, el que, desde la televisión le urgió a dar marcha atrás en sus intenciones, con el argumento de que la quema ayudará enormemente a Al Qaeda en el reclutamiento de combatientes y pondrá en mayor peligro a las tropas deEE UU en Afganistán e Irak.

Además, recibió una visita de un equipo del FBI y la llamada en persona del secretario de Defensa, Robert Gates, quien le advirtió de que estaba poniendo en peligro a las tropas estadounidenses. De hecho, un hombre ha fallecido al recibir un disparo en una manifestación en la que unas 10.000 personas, según las autoridades regionales, protestaban por la quema de ejemplares del Corán frente a una base de la OTAN en la provincia afgana de Badajshan.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento