Un censo entre vecinos de Badalona ha dejado al descubierto la existencia de al menos 53 pisos-patera sobreocupados por inmigrantes en los barrios de Artigas, El Remei y Sant Roc.

La evacuación de un piso con 23 personas empadronadas hace un par de semanas en pleno Eixample de Barcelona ha reabierto la polémica sobre la masificación de las viviendas. Una situación que denuncia desde hace dos años la Associació de Veïns de Artigas. La entidad está elaborando un censo sobre los pisos masificados mediante las quejas vecinales.

 «De momento hemos detectado 20 pisos-patera, pero creemos que hay muchos más», revela a 20 minutos el presidente de la Associació de Veïns de Artigas, Ángel Vendrell, que reconoce que tal circunstancia no le parece «aceptable ni digna» para los ocupantes de estas viviendas.

 El hacinamiento en los inmuebles se puede extrapolar  a otros puntos de la zona sur de Badalona como El Remei y Sant Roc. Precisamente, el presidente de la agrupación vecinal de este último barrio, Diego Justicia, tiene constancia de que existen 33 viviendas sobreocupadas. Cada una de unos 50 metros cuadrados con una media de doce personas por piso. El alquiler mensual se fijaría en unos 700 euros. El Ajuntament de Badalona no es ajeno a esta controversia y ha realizado un muestreo en la zona.

 Los inspectores municipales han descubierto viviendas en las que había hasta más de 20 empadronamientos y también casos extremos en los que en una sola habitación de tan sólo ocho metros cuadrados residían hasta cuatro personas.

«En las viviendas en las que existen muchos empadronamientos no viven más de cinco personas», explica el primer teniente alcalde, Eduard Tortajada, «mientras que los hacinamientos se suelen producir donde hay menos de cinco empadronamientos».

Demasiados para tan poco espacio

El decreto de la Generalitat 259/2003, de 21 de octubre, sobre los requisitos mínimos de habitabilidad en los edificios de viviendas y la cédula de habitabilidad, recomienda unos parámetros para un uso adecuado en la ocupación del piso. Establece que en 20 metros cuadrados de superficie útil mínima deberían alojarse un máximo de dos personas; en 30 m2, tres; en 56m2, seis, o, por ejemplo, en 80 m2, nueve.