Se preveía que algunas escuelas cerraran sus puertas debido a la protesta de un día que se centra en la oposición auna planeada reforma de la educación, y estaba previsto que cientos de miles de funcionarios se manifestaran por lascalles de París para mostrar su descontento con el Gobierno.

No estaba claro inmediatamente cuantos profesores se habían sumado a la convocatoria de huelga.

La huelga de los trabajadores del ferrocarril acabó el jueves tras afectar seriamente al tráfico ferroviario elmiércoles. Los cirujanos y los trabajadores de los servicios postales y energéticos también han protagonizadohuelgas esta semana.

El Gobierno ha prometido continuar con las reformas económicas pero teme que si no aborda las preocupacionesde los manifestantes podría provocar que los votantes le castigaran en el referéndum de la Constitución Europea quese prevé antes de julio.

'Tenemos huelgas esta semana que son seguidas de distintas formas en varios sectores. Es algo que debemosescuchar pero la escucha debe ser en ambos sentidos', dijo el ministro de Finanzas, Herve Gaymard.

'Las autoridades públicas deben escuchar lo que los huelguistas quieren decir pero las personas que están enhuelga deben escuchar lo que el país quiere y atender a la necesidad de modernización.

Chirac instó de nuevo el miércoles a los miembros de su partido a que se aseguraran de que no convertían elreferéndum en unas elecciones sobre políticas domésticas. 'El referéndum no debe desviarse de su propósito', dijo.

/Por Timothy Heritage/