La mujer fue ingresada este lunes en el centro hospitalario con una contusión en el tronco, así como por presentar síntomas de deshidratación y desorientación, si bien, por el momento, no ha trascendido el pronóstico de la joven.

Los ladridos de un perro alertaron a su dueño de la presencia de la mujer en el interior de este pozo, situado en la avenida San Carlos de Redován en el exterior de una fábrica abandonada. El hombre alertó a la Policía Local redovanense de la ubicación de la mujer, por lo que se desplazaron hasta el lugar de los hechos, al igual que efectivos de bomberos del parque de Almoradí (Alicante).

Hasta el momento se desconocen las causas que provocaron la caída de la joven a cuatro metros de profundidad del pozo, de donde tuvo que ser rescatada por los bomberos en una camilla cubierta. En el exterior del pozo, se encontró la mochila de la mujer con ropa, dinero y toda su documentación.

Consulta aquí más noticias de Alicante.