Los voluntarios Roque Pasqual y Albert Vilalta ya están en España. Ambos, que han permanecido casi nueve meses secuestrados en Mauritania por una facción de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), aterrizaron a la 1.17 horas del martes en el aeropuerto barcelonés de El Prat tras viajar en un avión de la Fuerza Aérea Española desde Uagadugú, capital de Burkina Faso.

Sus esposas viajaban con ellosAmbos fueron recibidos a pie de pista por sus familiares más cercanos, sus padres y sus hijos, ya que sus respectivas esposas viajaban con ellos en el avión que les traía desde Burkina Faso, junto a la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez.

A pesar de que la expectación por la llegada de los dos voluntarios era enorme, como demostraba el centenar de periodistas, cámaras de televisión y fotógrafos que les aguardaban en las dependencias de la T-2, a petición de la familia no se permitió grabar el aterrizaje, el descenso de la aeronave ni el primer encuentro de Vilalta y Pasqual con sus familiares.

"Contentísimo y emocionado"

Los voluntarios comparecieron ante los medios de comunicación después de reunirse en privado durante casi una hora con sus familiares y se mostraron serenos y en aparente buen estado de salud, aunque Vilalta caminaba apoyándose en una muleta, a consecuencia de las heridas sufridas en la acción del secuestro, y Pasqual estaba más delgado por los kilos perdidos durante el cautiverio.

<p>Roque Pascual</p>"Es un día importantísimo para nosotros, hemos estado nueve meses en un secuestro muy duro, y ya estamos en libertad; estoy contentísimo y muy emocionado", ha manifestado Vilalta, que ha sido el primero en tomar la palabra, y que ha agradecido también el apoyo y las movilizaciones de la sociedad catalana y española, que llegaron a sus oídos durante el secuestro, y que les ayudaron a sobrellevar un "secuestro tan salvaje".

En el espacio habilitado en la T-2, y junto a una gran pancarta que les daba la bienvenida, Vilalta ha explicado que los secuestradores les trataron de forma correcta.

"Hemos vivido como ellos viven, hemos comido lo mismo que ellos comen y dormido como ellos duermen, dentro de las condiciones de vida que tienen duras, en medio del desierto", ha señalado Vilalta que ha insistido en que "eso no resta nada de la gravedad de la naturaleza de lo que hemos padecido, un secuestro que nos han arrancado de nuestras vidas durante nueve meses; ha sido muy duro".

Por su parte, Roque Pasqual, ha agradecido también la movilización social desencadenada por su secuestro, así como la acción de las autoridades "en un proceso muy complicado, en diversos países y ante una gente muy especial".

Pasqual, que ha adelantado que estará unas semanas de vacaciones antes de atender a los medios que quieran conocer su aventura, ha anunciado a sus seres queridos que intentará devolverles "todo lo posible" por "este disgusto que os he dado tan grande".

Cumplidas algunas de las peticiones

La facción de AQMI aseguró, en un comunicado en audio remitido a El País, que la liberación fue posible después de que se hayan cumplido algunas de sus peticiones y lo presentó como "una lección" para los servicios secretos franceses.

Vilalta y Pasqual fueron secuestrados junto con Alicia Gámez, que fue liberada el pasado mes de marzo, el 29 de noviembre del 2009 en la carretera que une Nuadibú (norte de Mauritania) con Nuakchot, cuando viajaban en la caravana humanitaria de la ONG Barcelona Acció Solidaria.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.