"Estamos felices, es un gran día para nosotros". Son las primeras palabras ante la prensa de Albert Vilalta, uno de los dos voluntarios liberados este lunes tras permanecer secuestrados durante casi nueve meses en Mauritania. Los dos voluntarios, que aparentemente se encuentran en buen estado de salud, sonreían al ser recibidos por autoridades españolas, según han informado varios testigos. El presidente del Gobierno confirmaba la liberación horas antes José Luis Rodríguez Zapatero desde el palacio de La Moncloa: "Roque y Albert están libres tras 267 días de su cautiverio".

La liberación pone punto y final a una acción terrorista que nunca debió sucederZapatero ha agradecido a los Gobiernos de la zona del secuestro su cooperación y la confianza que los familiares de los rehenes depositaron en el Gobierno. Esta liberación pone "punto y final a una acción terrorista que nunca debió suceder", ha asegurado el presidente, que ha indicado que es un día "feliz para todos los españoles".

El helicóptero que traslada a los voluntarios españoles ha llegado ya a Uagadugu, capital de Burkina Faso, desde donde serán trasladados a España por un avión de la Fuerza Aérea, en el que les acompañará la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez. Vilalta y Pasqual han hablado ya con sus mujeres para decirles que se encuentran bien, según han informado fuentes del Gobierno.

Los voluntarios llegarán a Barcelona esta noche Los miembros de la ONG Acció Solidaria han confirmado la noticia y han afirmado que esperan la llegada de Pasqual y Vilalta esta noche a Barcelona. Un dato que también ha confirmado el presidente Zapatero.

La confirmación oficial del Gobierno llega después de que en la tarde de este domingo medios de comunicación árabes aseguraran que los dos voluntarios habían sido liberados.

En una rueda de prensa casi paralela a la que ofrecía Zapatero confirmando la liberación, el presidente de Barcelona Acció Solidaria, Francesc Osán, ha comparecido ante una multitud de periodistas para mostrar su satisfacción por el final feliz del secuestro. "Estamos muy contentos. Después de nueve meses tenemos una gran felicidad. Lo esperábamos desde hace mucho tiempo", ha señalado Osán, que ha añadido que tanto él como sus compañeros tienen muchas ganas de poder, por fin, abrazar esta noche a Vilalta y Pascual.

Lo esperábamos desde hace mucho tiempo El responsable de la ONG ha señalado que esperan además que Alicia Gámez -liberada en marzo- también pueda ir a recibirlos a El Prat. Para celebrar este final feliz, los responsables de la ONG han descorchado en la intimidad una botella de cava que llevaba nueve meses en la nevera a la espera de las buenas noticias que finalmente se han confirmado este mediodía.

Una vez que los dos voluntarios se hayan recuperado de los efectos del secuestro y se hayan reencontrado con sus familias, el presidente de la ONG ha informado de que decidirán si repiten o no la caravana solidaria, aunque, por ahora, su intención es mantener los proyectos que tienen en marcha en el continente.

Por su parte, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha asegurado que el consistorio ha trabajado durante todo el tiempo que ha durado el secuestro "codo con codo" con el resto de instituciones y ha estado al lado de las familias de los voluntarios para llegar a un desenlace favorable de la situación.

"Es una magnífica noticia, la que todos esperábamos y deseábamos", ha recalcado Hereu, que ha avanzado que este miércoles se celebrará una última concentración en la plaza del Rey de Barcelona, donde durante nueve meses se han manifestado semanalmente entidades e instituciones para exigir la liberación de los dos catalanes.

El más largo en el Sahara

El secuestro de los dos voluntarios catalanes se ha convertido en el más largo perpetrado en la zona del Sahara por la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) al cumplirse 267 días de su cautiverio.

La red de Al Qaeda en el Magreb secuestró a Vilalta y Pasqual, junto a Alicia Gámez -liberada en marzo-, miembros de la ONG Barcelona Acció Solidaria, el 29 de noviembre de 2009 en la principal carretera de Mauritania cuando iban en uno de los vehículos del convoy que transportaba ayuda humanitaria a Senegal y el pasado 10 de marzo liberó a la cooperante.

Los tres se unen a los 51 voluntarios españoles secuestrados en los últimos catorce años mientras participaban en misiones humanitarias en Somalia, Brasil, Sierra Leona, Colombia, Ecuador, Chechenia, Gaza y Mauritania, en su mayor parte por grupos guerrilleros y rebeldes.

"Una lección" para los servicios secretos franceses

La facción de Al Qaeda del Magreb asegura, en un comunicado en audio remitido a El País, que la liberación ha sido posible después de que se hayan cumplido algunas de sus peticiones y lo presenta como "una lección" para los servicios secretos franceses.

Sobre este punto, afirma que la forma en que ha conducido el asunto el Gobierno y los servicios secretos españoles "es una lección para los servicios secretos franceses", en referencia al intento fallido de liberación por parte de comandos franceses y fuerzas militares mauritanas del cooperante galo Michel Germaneau, de 78 años.