El portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Ángel Rivera, ha afirmado "no estar muy convencido" de que fuera un tornado la causa del desplome este jueves de parte de una caseta de la Cruz Roja en la playa de Poblados Marítimos de Burriana (Castellón) que causó la muerte de un hombre, sino que se trató, a su juicio, de "una racha de viento fuerte de la tormenta", ya que para que se forme un tornado se necesitan "vientos más fuertes" a los que se registraron.

"No estoy muy convencido de que haya sido un tornado. Se trata más bien de un aire muy fuerte que se desploma de la precipitación, choca contra el suelo y se extiende", ha indicado Rivera, que ha insistido en que "parece más ese tipo de fenómeno —el causante— que un tornado del que se ha hablado pero que nadie vio".

Un hombre de unos 40 años falleció este jueves cuando los fuertes vientos registrados durante la tarde derribaron parte de la caseta de la Cruz Roja en la que se había refugiado de la lluvia, junto con otras personas. Además, a consecuencia del mismo accidente, una mujer sufrió diversas contusiones y tuvo que ser trasladada por los efectivos del SAMU al Hospital de La Plana.

Consulta aquí más noticias de Castellón.