Accidente aéreo Spanair
Imagen del avión de Spanair siniestrado en el verano de 2008. ARCHIVO

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) ha hecho público una "nota de progreso" sobre el accidente de avión de Spanair el 20 de agosto de 2008 en el aeropuerto de Madrid-Barajas, en el que fallecieron 154 personas, y ha anunciado que en diciembre estará el informe definitivo.

El avión de Spanair, un MD-82, del vuelo JF3022 con destino a Gran Canaria, sufrió el siniestro en el momento del despegue en el aeropuerto de Barajas, causando la muerte a 154 personas, de ellas 148 pasajeros y seis tripulantes. Dieciocho personas lograron sobrevivir.

El informe definitivo se entregará a las partes implicadas antes de finales de año para que realicen las alegaciones que crean oportunas La nota publicada por la CIAIAC es un nuevo documento que se emite cuando se cumplen dos años del accidente del avión, como un progreso en el desarrollo de la investigación, aunque no añade nada nuevo al informe emitido el 4 de agosto de 2009.

Según la CIAIAC, la denominada "nota de progreso" corresponde a un informe anterior al definitivo que se espera entregar a las partes implicadas antes de finales de año para que realicen las alegaciones que crean oportunas, así como sus comentarios.

Una vez cumplido ese trámite se podrá publicar el informe definitivo sobre las causas que motivaron que el McDonnell Douglas DC9 (MD-82) de Spanair, matrícula EC-HFP, se accidentara.

Desde la Comisión se apunta que se está elaborando el proyecto del informe final, que deberá estar acabado en diciembre de 2010, y se comunica oficialmente que no se prevé la difusión de otros documento antes del definitivo.

En cuanto a los detalles del accidente, la CIAIAC se remite al informe "interino" publicado con fecha 4 de agosto de 2009, donde aparece una descripción más exhaustiva del vuelo, de la investigación hasta ese momento y las recomendaciones sobre seguridad.

No obstante, la comunicación incide en que el despegue se realizó con una configuración inapropiada y no aprobada, al estar los flaps y los slaps (alerones para facilitar el despegue y el aterrizaje) totalmente retraídos.

También hay una referencia a lo apuntado en el informe anterior de que el sistema de advertencia de configuración inadecuada para el despegue (TOWS) con el que iba equipado el avión no se activó.