Alberto Ruiz Gallardón y Manuel Chaves
El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, junto al vicepresidente tercero, Manuel Chaves, durante la actuación del director israelí, David Baremboim. Alberto Martin / EFE

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha pedido a su partido que no entre en descalificaciones personales contra los adversarios políticos para recordar, posteriormente, que la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, posible candidata socialista a la Presidencia de la Comunidad, hizo una campaña mientras estuvo en el Consistorio en la que "no hubo ataques personales sino que se basó en las propuestas de su partido".

Las confrontaciones que me gustan son las de las propuestas "A mí las confrontaciones que me gustan son las de las ideas, las de los programas y propuestas y es el terreno que pido para las actuaciones de mi partido", ha señalado Ruiz-Gallardón después de visitar las obras de una escuela infantil y admitir las preguntas de los periodistas. Las declaraciones se producen días después de que el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, dijera sobre la ministra de Sanidad que de su candidatura en 2003 para el Ayuntamiento de Madrid sólo recordaba "la chupa de cuero que llevaba".

Sin referirse explícitamente a las declaraciones de Granados, Gallardón ha insistido en que no entrará "en ninguna descalificación hacia las personas" porque "no es el mecanismo". "De mí sólo oirán críticas a las propuestas si creo que no son buenas para los madrileños pero no críticas a las personas, sea quien sea el que asuma las candidaturas, tanto del PSOE como del resto de partidos que concurran a las elecciones", ha asegurado. Gallardón ha recordado además su relación de parentesco con la ministra de Sanidad -ambos son primos lejanos y el segundo apellido de Gallardón es precisamente Jiménez-.

Gallardón destaca su buena relación personal con Lissavetzky, posible candidato socialista a la Alcaldía Sobre el secretario general del PSM, Tomás Gómez, Ruiz-Gallardón ha dicho no tener una experiencia "tan intensa" a pesar de haberse conocido cuando el primero era alcalde de Parla y él presidente de la Comunidad de Madrid.

Sí que se ha extendido más al hablar del secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, el nombre que más suena en este momento en las quinielas sobre quién disputará en el PSOE la Alcaldía de Madrid. De él ha dicho que ha tenido oportunidad de tenerle en su vida política, tanto "enfrente" como "al lado". En el primer caso, cuando el 'popular' ocupaba la Presidencia regional y Lissavettzky era portavoz socialista en la Asamblea y, en el segundo, con motivo del "esfuerzo extraordinario" en la candidatura olímpica de Madrid 2016.

El alcalde ha dicho que tiene de él "un profundo respeto personal y una muy buena relación" y que "si llega a ser candidato" se producirá un debate ideológico "bueno y enriquecedor". También ha tenido comentarios similares para el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas. "Jamás hemos tenido confrontaciones más que las estrictamente ideológicas y creo que es la forma de hacer política", ha manifestado.

Consulta aquí más noticias de Madrid.