La venta de coches ha caído un 37,6 por ciento en julio en Baleares, en relación al mismo periodo de 2009, tras matricularse un total de 1.541 unidades, frente a las 2.473 de 2009, si bien entre enero y julio se incrementó en un 47,25 por ciento, al pasar de 13.350 vehículos matriculados entre enero y julio del pasado año a 19.658 en los siete primeros meses de 2010.

Así lo pone de manifiesto los datos de Faconauto, que revelan que este descenso de ventas en julio fue consecuencia, principalmente, de la finalización del Plan 2000E y de la subida del IVA, lo que afectó especialmente a las entregas de vehículos en el canal de particulares, que experimentaron una reducción del 42,98 por ciento en el mes de julio, con 1.541, frente a los 2.473 de 2009.

Pese al descenso de julio, en los siete primeros meses del presente año, las ventas de automóviles y todoterrenos particulares en el archipiélago alcanzaron 9.939 unidades, lo que representa un aumento del 15,49 por ciento, respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Mientras, la venta de vehículos de empresas entre enero y julio aumentó un 25,33 por ciento, respecto al mismo periodo de 2009, hasta alcanzar la cifra de 1.791, frente a los 1.429 del año anterior.

Por otro lado, Faconauto ha recordado que las matriculaciones del pasado mes corresponden a operaciones de meses anteriores y que la realidad es que en julio los concesionarios han dejado de vender coches casi totalmente. Por ello, se espera que la situación del mercado sea "dramática en los próximos meses".

Así, augura que este "abrupto" cambio de tendencia en las ventas afectará al empleo, que se va a "resentir de forma significativa en la red de distribucion", por lo que calcula que se pueden perder unos 10.000 puestos de trabajo en los concesionarios de toda España durante esta última parte del año.

"Llevábamos meses advirtiendo que el final del Plan 2000E traería consigo un colapso de las ventas y la administración no nos ha hecho caso y, además, ha subido el IVA, lo que ha empeorado más las cosas", ha censurado el presidente de Faconauto, Antonio Romero-Haupold, quien ha criticado que el Gobierno "ha echado arena en el cárter de las ventas y ha gripado de nuevo al sector".

Para Faconauto, el camino a seguir para revertir esta situación de "parálisis" es el que se ha iniciado en Galicia, donde la Xunta "ha aumentado recientemente en 6 millones de euros las ayudas para la adquisición de coches dentro de su plan re-Móvete".