La venta de coches en Andalucía seguirá cayendo "con fuerza" en los próximos meses con una tendencia a la baja, que comenzó el pasado mes de julio, cuando las matriculaciones cayeron un 35 por ciento respecto al mismo mes del año 2009 en Andalucía, con once puntos más que la caída registrada en la media nacional, según la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

Por su parte, según explicó la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), las matriculaciones pasaron de un total de 14.929 a 9.713, mientras que en el acumulado de enero a julio de 2010 respecto al mismo periodo de 2009 subió un 21,16 por ciento, pasando de 72.120 a 87.381.

Para Faconauto, esta bajada del 35 por ciento se debe al efecto combinado de la subida del IVA y del incremento del impuesto de matriculación aprobado en julio por la Junta para los modelos que superen unas emisiones de 199 gramos de CO2 por kilómetro recorrido.

Para el presidente de esta Federación, Antonio Romero-Haupold, la Junta ha tomado la decisión de subir el impuesto de matriculación "sin tener en cuenta la opinión del sector" y ha indicado que llevaban "meses advirtiendo que el final del Plan 2000E y el incremento del IVA traería consigo un colapso de las ventas".

"La Junta no sólo no nos ha escuchado, sino que además ha subido el impuesto de matriculación, lo que ha empeorado más la situación, ya que ha echado arena en el cárter de las ventas y ha gripado de nuevo al sector", ha lamentado.

La patronal de los concesionarios considera que esta medida, "que no aportará mucho dinero al erario público", tendrá una repercusión "muy negativa" sobre la confianza de los compradores, ya mermada debido a la subida del IVA de primeros de julio.

Además, Faconauto recordó que Andalucía recaudó por este impuesto 30,4 millones de euros en el primer cuatrimestre del año, un 6,2 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado, unos datos que "no se repetirán si se dejan de vender coches debido a la falta de confianza de los consumidores".

Por otro lado, la patronal advirtió que, debido al incremento del impuesto, comprarse un coche en la comunidad autónoma será más caro que comprárselo en otras, lo que afectará también sobre las ventas y la caída del mercado tendrá repercusiones de igual modo en el empleo que, "con toda probabilidad, sufrirá recortes en la red de distribución andaluza de aquí a final de año".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.