El Ministerio de Cultura, a través del Instituto de Patrimonio Cultural de España, ha finalizado la restauración del cuadro de Zurbarán en el que se muestra a Fray Martín de Vizcaya, portero del Monasterio de Guadalupe (Cáceres), ejerciendo la caridad a través de la limosna.

El monje entrega a los pobres el pan que contiene un gran cesto de mimbre situado en primer plano. Cuando la pintura fue trasladada al IPCE se encontraba muy degradada por el ataque de termitas, informa el ministerio en un comunicado de prensa.

Para su recuperación, los técnicos han realizado un tratamiento de consolidación y estabilización del soporte y de la capa pictórica en la zona afectada que permitirá su conservación en la Sacristía del Monasterio, junto al resto de las pinturas realizadas por Zurbarán para este espacio.

Los ocho principios del monje

Las pinturas del Monasterio de Guadalupe, único conjunto de Zurbarán conservado in situ, desarrollan temas de la crónica de la orden de los Jerónimos.

Los ocho padres representados por el pintor ilustran, a modo de sermón plástico barroco, los ocho principios que todo aspirante a monje necesitaba desarrollar para conseguir el perfecto cumplimiento de la norma jerónima.

Zurbarán demuestra aquí sus grandes dotes para representar las telas, el mimbre del cesto y la superficie del pan, en un alarde de su excelsa capacidad para reproducir naturalezas muertas.

Consulta aquí más noticias de Cáceres.