La nueva pintura anticarteles fracasa en las farolas del Raval

Los incívicos se las ingenian para superar el nuevo producto repelente antipegatinas y pintadas. En otros barrios da resultado.
Cartel enganchado sobre la nueva pintura, en el Raval.
Cartel enganchado sobre la nueva pintura, en el Raval.
Hugo Fernández
El Ajuntament de Barcelona ha mostrado su satisfacción por el resultado obtenido en la campaña que intenta impedir la utilización de farolas y cajas eléctricas como panel de anuncios, pintándolas con un producto especial que rechaza las pegatinas y los carteles y dificulta las pintadas.

Sólo en algunas zonas del Raval, los incívicos se las han ingeniado para seguir colgando sus anuncios en las farolas. Si la rugosidad del producto expulsaba la típica cinta adhesiva, ahora usan esparadrapo y en el caso de que el cartel no quede bien pegado con cola de papel, se utiliza pegamento resistente.

Más sanciones

Fuentes municipales aseguraron que este tipo de conductas incívicas sólo se han localizado en determinados puntos del distrito de Ciutat Vella, concretamente, en el Raval.

Por ello, no descartan imponer medidas sancionadoras contra los anunciantes, que oscilarían entre los 120 euros, sumando el coste de la limpieza. En otros barrios, la pintura antivandálica ha dejado limpias las farolas, por lo que se piensa ampliar la zona de actuación. El Ajuntament de Barcelona ha pintado cerca de 3.000 puntos con esta nueva pintura anticarteles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento