Grupos parlamentarios y Ejecutivo autonómico coinciden en la necesidad de otorgar mayor agilidad al funcionamiento del Parlamento y, la principal vía para lograrlo, es la modificación del Reglamento. En este sentido, el director xeral de Relacións Institucionais e Parlamentarias, Roberto Castro, ha apuntado la conveniencia de modificar los "anacrónicos" tiempos de los que disponen las preguntas en comisión, que actualmente alcanzan los 30 minutos, lo cual permitiría contestar las preguntas con "mayor inmediatez" y en mayor número.

De hecho, este periodo de sesiones, el tercero de la VIII Legislatura, se ha cerrado con un total de 1.469 preguntas orales en comisión sin responder, a las que hay que sumar las 586 que no se tramitaron en el pleno. En este periodo se transforman a preguntas para su respuesta por escrito, algo que para Roberto Castro se podría reducir si se redujesen los tiempos en las comisiones parlamentarias.

El director xeral de Relacións Institucionais e Parlamentarias, en una entrevista concedida a Europa Press, ha recordado que cada pregunta "conlleva 30 minutos de debate", algo que atribuyó a que cuando el Parlamento autonómico echó a andar "había que darle entidad y ocupar un tiempo". Sin embargo, considera que se trata de una "anacronía" que se mantenga en la actualidad y apuesta por que si los grupos modifican el Reglamento, se introduzcan cambios en este sentido.

"Si el Gobierno contesta oralmente a 500 en lugar de a 200, hay más información inmediata y quedarían menos por contestar", ha constatado el alto cargo de la Xunta. "Estoy de acuerdo en hacer cambios en el Reglamento, para hacerlo más flexible y más eficaz, pero son los grupos los que tienen que presentarlo", ha solventado Roberto Castro.

El director xeral señala que, en lo que va de legislatura, se han registrado del orden de 30.000 documentos, con lo que es un "trabajo inmenso" el que se está llevando a cabo. De los documentos que quedan pendientes, la Xunta aspira a responder por escrito "no menos del 70 u 80 por ciento", al respecto de lo que sostiene que es "muy complicado dar respuesta a tanto trabajo en tan poco tiempo".

Sobre esta la idea de modificar el Reglamento y acortar los tiempos, la opinión de partida de los tres grupos parlamentarios, consultados por Europa Press, es favorable, si bien los de la oposición hacen hincapié en que es en el marco parlamentario donde se debe dar este debate y apuestan por que el partido que ostenta la mayoría dé el apoyo necesario a abordar esta cuestión.

"agilizar proyectos"

Una de las labores de este alto cargo es la de coordinar y la relación entre el Ejecutivo y el Legislativo y, por lo tanto, dar curso a las peticiones de los diputados con el Gobierno, así como tramitar los proyectos de ley que envía la Xunta a la Cámara autonómica. "Si acortamos los plazos, se podrían agilizar los tiempos", ha manifestado, también, a este respecto.

El Gobierno gallego prevé dar un impulso legislativo para el segundo periodo del año, después de que en el anterior no se aprobase ninguna normativa nueva —sólo modificaciones— impulsadas por el Ejecutivo. De esta manera, potenciará la acción legisladora con la remisión de un gran paquete de leyes a la Cámara sin olvidar la "más importante", la de Presupuestos de la Comunidad Autónoma, tal y como ha recordado Castro y acerca de la cual ha indicado que ya se trabaja desde "hace semanas".

De entre los proyectos pendientes, el alto cargo rechazó aventurar cuál será el primero en ver luz verde, si bien ha resaltado que no existe ninguno en nevera, porque "todo lo que se remite al Parlamento" en cuanto llega a su dirección xeral, después de recibir los informes preceptivos y de pasar por los colectivos afectados.

Así las cosas, Roberto Castro mencionó algunos de los textos que se encuentran a punto de comenzar su tramitación parlamentaria o que ya lo están haciendo, como la Ley de Augas, la de prevención de consumo de alcohol, Patrimonio, Ley del Comercio, Ley de Familia, de Bibliotecas o la Ley de Cooperación o de Montes. "Darán un nuevo impulso", ha considerado Roberto Castro al respecto de estas nuevas normativas.

Grupos parlamentarios

Por su parte, tras un curso en el que la fusión de las cajas se ha llevado la mayor parte del protagonismo, el comienzo en septiembre vendrá marcado por la crisis económica, tal y como han coincidido los tres grupos parlamentarios en declaraciones a Europa Press. Tampoco ninguno de ellos olvidó mencionar la reforma del Estatuto como uno de los asuntos que salpicará el comienzo del curso.

Así, el portavoz del Grupo Parlamentario del PPdeG, Manuel Ruiz Rivas, ha augurado que será un comienzo de curso "muy intenso de trabajo" y con "importantes posibilidades" para que la oposición pueda "arrimar el hombro" para aportar ideas al plan estratégico. El dirigente popular apuesta por conseguir consensos, además de en los presupuestos, en otros temas como el Estatuto, "importante aunque no tan urgente".

La situación económica y social también centrará, según prevé su homólogo socialista, Xaquín Fernández Leiceaga, el inicio de curso para lo cual el PSdeG dedicará "sus esfuerzos". Asimismo, además del decreto del gallego y del nuevo Estatuto, auguró que vendrá marcado el próximo periodo de sesiones por las elecciones municipales.

Carlos Aymerich, portavoz del Grupo del BNG, también apuesta por la crisis y Estatuto como elementos clave del próximo periodo, en el que espera que se inicie "un nuevo clima" que permita "de verdad" elaborar un nuevo marco estatutario, al tiempo que el Bloque compromete contribuir "con lealtad" para favorecer el interés de las mayorías sociales.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.